lunes, 11 de noviembre de 2019
   
 
02/03/2017
     
Pasado presente y futuro

Apertura de sesiones ordinarias y comienzo de campaña. CFK cómo preciado objeto de confrontación y apuesta a inciertos brotes verdes económicos para mirar octubre con confianza. En el medio la imputación judicial, el Correo y los problemas de empleo. Cómo elegimos? Por lo que fue, lo que es o lo que viene?

 "La corrupción mata" dijo el Presidente y recordó la tragedia de Once, golpeando en el corazón del kirchnerismo. Y agregó " A dos años de su muerte, queremos saber que pasó con Nisman".   La diferenciación estaba clara y era previsible. No hubo cambios en la estrategia. También dijo "No creo que necesite que nadie lo defienda" haciendo referencia a Roberto Baradell y acá en cambio no hubo silencios: Lo cuestionaron con razones de peso el propio dirigente docente, su gremio, la CGT y políticos opositores. CFK es el mejor adversario electoral posible. Baradell el representante de un modelo sindical al que se le pretende oponer el cansancio social por paros en demasía. El otro tramo principal fue la reivindicación del paradigma económico. Inflación en baja y un crecimiento muy importante de todo lo referido al campo: Producciones trigueras record y muy buenos números de venta de tractores y cosechadoras. 

 El pasado cómo referencia y el campo cómo anticipo de lo que supuestamente viene en materia de actividad económica. La cuestión soslayada es el presente: Conflicto docente irresuelto en todo el país, cierres de plantas lácteas de Sancor y La Serenisima, crisis en la industria textil y del calzado y centenares de suspendidos en el sector automotriz. En la justicia en tanto la imputación de ayer del Fiscal Di Lello al propio Presidente y Franco Macri por presunto conflicto de intereses en la concesión de vuelos a Avianca, informes desde Brasil sobre Odebrecht que llegan en junio, las explicaciones que debe Gustavo Arribas y las convocatorias que restan en el Congreso por el fallido acuerdo con el Correo.


 En agosto empiezan las primarias para elección de candidatos en cada uno de los partidos y en octubre son las elecciones. Ayer María Eugenia Vidal volvió sobre sus pasos y dejó en claro que no es lo mismo ganar o perder en las cruciales legislativas que vienen. La pregunta sin respuesta hoy es que tendrá mas peso para la sociedad a la hora de definir su voto.

  El Gobierno está claro que no cesará en compararse con el pasado kirchnerista. Supone que para parte de los votantes sus errores del presente no alcanzan para olvidar la corrupción y el autoritarismo del pasado. También claro prende velas y espera que la economía y el consumo marquen un derrotero mas ilusionado que este árido primer bimestre.

  Sergio Berenstein dijo que hay tantas sorpresas electorales en todo el mundo que él ya no se anima a predecir nada en cuanto a cómo vota la gente. Otros en cambio son mas explícitos en cuanto a su escepticismo sobre la estrategia del Gobierno : "Esta claro que se va a repetir la comparación con el pasado y apostar a la ilusión de un próximo cambio, pero la gente suele decidir por su presente y allí aparece lo mas flojo de la oferta oficial"