martes, 19 de noviembre de 2019
   
 
27/12/2016
     
Psicología.

El exagerado hincapie en el individualismo del Ministro saliente y su falta de integración "al grupo" escamotearon otra conclusión contundente: Dujovne llega para ajustar, en la misma línea que explica la salida de Constantini de Aerolíneas Argentinas.

 Nunca antes, y menos en Economía, se hizo tanta referencia a la particular personalidad de un desplazado. Se indicó que :

                  ----"no aceptaba la conducción de Marcos Peña"

                  ----"no concurría a reuniones no encabezadas por el Presidente"

                  ----"no estaba cómodo trabajando en equipo"

                  ----"mucho ego y ambiciones presidenciales"


 Tanta mirada psicológica sobre Prat Gay soslayó -casualmente o no-  lo mas importate: La salida del ministro significa el desplazamiento del mas gradualista del Gabinete. Es el adiós para el nombre que apareció en el horizonte de Macri cuando se avecinaba una pelea palo y palo con Scioli en segunda vuelta. En esa coyuntura el problema principal de Cambiemos era no asustar. Explicar que las conquistas del kirchnerismo que la sociedad reivindicaba no iban a desaparecer.

  Fue cuando se dejó de hablar de privatizar Aerolíneas y se garantizó la continuidad de Fútbol para Todos. En ese momento hubo un corrimiento  de candidatos a suceder a Kicillof cómo Melconian y Sturzenegger y apareció  el ex apoderado  de Amalia Lacroze de Fortabat. Que antes había sido el economista preferido de Elisa Carrió y también socio circunstancial en una interna de Capital de Humberto Tumini y Victoria Donda. Si el macrismo estaba a las puertas de la victoria y necesitaba una cara mas amigable para el Economía, allí estaba Alfonso.

  Prat Gay prometió - al margen de la solución con los holdouts y la salida del cepo, donde cumplió - un aterrizaje atenuado de la inflación y un sostenimiento de la actividad postergando el ahorro fiscal. Aquí los resultados no lo acompañaron. Terminó el año con una inflación del 40% y un déficit fiscal que pasó de amarillo a rojo. La ortodoxia no se lo perdonó.

  Economistas cercanos al Gobierno y muy liberales se encargaban ayer de mostrar números que según ellos explicaban el fracaso de Prat Gay. Otro cómo Javier Miley dijo "siempre es buena la salida de una keynesiano es para celebrar"

  Sin tanta carga ideológica hace dos semanas dijo Miguel Angel Broda "El problema del Gobierno es que el  Ministro de Economía prende la calefacción y el Banco Central el aire acondicionado". Se fue quién intentaba calentar un poco la economía pidiendo la baja de tasas. El detalle habla mas sobre la salida de Prat Gay que cualquier perfil psicológico de entrecasa.