miércoles, 20 de noviembre de 2019
   
 
15/12/2016
     
Llegó Randazzo

El ex ministro gestiona la unidad del peronismo en la provincia. Problemas para la Gobernadora en su cierre con el massismo. Fragilidad PJ. El presupuesto condicionado. Apuesta por los intendentes.

 María Eugenia Vidal gestionó su primer año con una Cámara de Diputados donde el Bloque Cambiemos tiente 26 legisladores, el FR 20 y el peronismo dividido en tres: Un espacio de 17, otro de 13 y un tercero de 6.  La atomización peronista  facilitó su acuerdo con el massismo - Jorge Sarghini titular de la Cámara baja - y en una apuesta audaz y a contramano de la estrategia nacional consiguió lo que parecía una trabajosa gobernabilidad. 

 En la última semana, sin embargo, el ex Ministro del Interior trabajo mucho para la unidad de los tres grupos peronistas y  la realidad futura puede modificarse. El acuerdo PJ los llevaría a conformar una fuerza propia de 36 y con ese número son mayoría respecto a Massa y el propio oficialismo. En tal condición reclaman cargos dentro del espacio legislativo y condicionan mientras tanto la aprobación del presupuesto de la provincia. 

  Hasta esta novedad el manejo oficial era otro. Estaba resuelto que la titularidad de Diputados iba a ser para un hombre de Cambiemos (Manuel Mosca) y la vicepresidencia para el FR. Se invertían los roles de este año.  La unidad peronista incomoda la sociedad Vidal - Massa pero el oficialismo supone que hay espacio para seguir hablando con los intendentes y hacer que la convocatoria de Randazzo no resulte tan sencilla.  Los jefes municipales atienden el mostrador partidario y no les disgusta la unidad pero tampoco quieren interferencias en su relación con el Ejecutivo provincial, de cuya asistencia económica y otorgamiento de obra pública dependen históricamente.

  En materia de cargos en Diputados algunos indican que el PJ reclamaría ahora la vicepresidencia primera, postergando al Frente Renovador, y otros indican que terminarían aceptando un tercer lugar en el escalafón jerárquico. Los otros lugares que se negocian son en torno a la Defensoría del Pueblo. Allí el primer lugar podrá ser para Guido Lorenzino, el segundo para el radical Honores y el tercero para el massista Walter Martello. 

   Mientras tanto el Presupuesto provincial, herramienta vital para Hernán Lacunza, todavía no se aprueba. Está en discusión el nivel de endeudamiento y una apuesta política: El oficialismo puede aprobarlo con los propios, mas Massa y algun PJ disidente o la unidad peronista le impide la sanción?

 La pulseada debe resolverse antes de fin de año. En el medio, el trabajo de Randazzo para no perder soldados y el intento de Cambiemos por coptar algún PJ y evitar los condicionamientos de esta novedosa unidad peronista.