martes, 19 de noviembre de 2019
   
 
13/12/2016
     
Síntesis.

La foto oficial difundida por el Gobierno en medio del debate por Ganancias es la mejor expresión de la posición del Ejecutivo. Pinedo en soledad cómo Senador. Ausencia de radicales. Gobernadores y Ministros de Economía muy acotados en su poder de decisión.

 Cómo corresponde en cualquier gobierno del tercer milenio, nada es azaroso en materia de imagen. El Presidente, el Jefe de Gabinete Marcos Peña, Marcos Quintana y Gustavo Lopetegui  - junto a Durán Barba - fueron los dueños la semana pasada de la decisión de no negociar nada con Sergio Massa tras su acercamiento al kirchnerismo y cuestionar muy rápido la foto conjunta : "Ahí estan, son lo mismo. Siempre el pasado". El resultado de la estrategia todavía se discute pero la foto de ayer marca con claridad que la decisión no se modifica.

   Estaba claro que conseguir modificaciones en el Senado, donde el FPV triplica en legisladores a Cambiemos, era muy arduo. Hubo algún intento pero ante los módicos resultados se eligió el camino que muestra la imagen: Presencia dominante del Ejecutivo y presencia casi simbólica del Senador PRO por la Capital Federal. 

  Hoy hay reuniones previstas con varios ministros de Economía provinciales y también una convocatoria - por ahora muy menguada- a los Gobernadores. En el medio, los detalles técnicos del titular de la AFIP explicando cómo el proyecto que viene de Diputados va a espiralizar todavía más el gasto público del año que viene.

  De la reunión de la foto salió también un mensaje con destinatarios claros: "El problema será de los Gobernadores si ellos no pueden modificar el voto de sus Senadores" Puede ser una respuesta de ocasión tratando de mitigar un momento político muy difícil, pero habrá que ver si no termina originando mas problemas que soluciones.

  Buenos Aires, por su postergación en materia de coparticipación, será una de las mas afectadas por el menor reparto de la recaudación de Ganancias. Los Senadores de la provincia son Juan Manuel Abal Medina, María Laura Leguizamón y Jaime Linares. Dos PJ y GEN el tercero. ¿Que margen tienen en este contexto María Eugenia Vidal o Hernán Lacunza para pedirles que modifiquen su voto? Ninguno. Lo mismo le sucede a Lifschitz con los tres santafesinos, a Schiaretti con el único peronista o a Weretilnek en Río Negro con los suyos. Neuquén puede en cambio aportar dos votos en contra del proyecto, pero cómo hace Gutiérrez para pedirle el tercero a Marcelo Fuentes, amigo personal de Kirchner desde los  60´y presidente de la decisiva Comisión de Asuntos Constitucionales por decisión exclusiva de CFK?

   Lo económico es decisivo pero no lo único cómo variable de relacionamiento entre el Estado Nacional y las provincias. Formosa, La Pampa, Chubut, San Luis y Santa Cruz tienen hoy diferencias con el Ejecutivo que pesan tanto o mas que la plata que pueden resignar por coparticipación de Ganancias. Sin chances tampoco de sumar adhesiones.

   Bordet (Entre Rios), Peppo (Chaco) y la Gobernadora de Santiago del Estero son otros ejemplos del escaso espacio de maniobra que tienen los mandatarios provinciales - menos todavía sus Ministros- para poder poder revertir la decisión de sus Senadores.  En este contexto sugerir que "el problema es de los Gobernadores" parece  apenas una forma de amortiguar costos políticos y no un camino serio para  construir gobernabilidad.

   Anoche tarde desde el FPV indicaban que mas allá de las reuniones previstas para hoy el proyecta estaba para salir según vino de Diputados. Está por resolverse todavía si es mañana o la semana que viene dependiendo de poder tratarlo o no sobre tablas.

  Julio Cobos fue en las últimas horas el radical mas inquieto. Anduvo  por la AFIP preguntando por los números que hoy mostró Alberto Abad en conferencia de prensa y su idea era buscar algún punto de encuentro partiendo diferencias entre el déficit previsto inicialmente por el Ejecutivo y el que terminará arrojando el proyecto de Diputados. No se conoce el resultado de su gestión pero si está claro que Pichetto y varios radicales miran el complicado presente lamentando no haber sido escuchados en el pasado:  "En mayo o junio planteamos un acuerdo entre el oficialismo y la oposición donde se discutieran en conjunto seis o siete leyes escenciales. Anticipamos que esto podía pasar y nunca nos escucharon"