lunes, 11 de noviembre de 2019
   
 
05/12/2016
     
Máximo teje.

A contramano de la frustrada convocatoria de Ferro, con minima representación peronista, Kirchner hijo intenta recomponer vínculos con toda la estructura PJ.

 
   El detalle de quienes trabajaban para el fallido encuentro del próximo miércoles es significativo: Martín Sabbatella, Jorge Capitanich, Agustín Rossi y Jorge Ferrarese. El común denominador para todos es su lejanía hoy con cualquier estructura de poder dentro del peronismo. El primero no perteneció nunca y la resistencia a su figura por parte de los intendentes peronistas de la provincia  explica parte de la derrota frente a María Eugenia Vidal. "Coqui" intentó ser la variante cristinista a Gioja en el PJ nacional y no alcanzó a construir la mayoría imaginada. El "Chivo" es reconocido por todos por su jefatura de bloque pero el hombre fuerte del peronismo en Santa Fe es Omar Perotti. Ferraresi es el intendente mas K del conurbano pero no suma demasiado mas allá de Avellaneda. La mayoría de sus pares busca cobijo en grupos donde el objetivo  principal es imaginar el post cristinismo.

 Néstor Kirchner pudo haber tenido diferencias con "el pejotismo" pero siempre gobernó con la CGT, los gobernadores y ONG cercanas cómo el Movimiento Evita a su lado. CFK fue otra cosa. Rápido rompió con Moyano, acercó vinculos con Nuevo Encuentro, estrechó lazos con Madres y Abuelas y encumbró desconocidos cómo Amado Boudo. La falta de peronismo explícito en su derredor no puede llamar la atención. 

Las correlaciones de poder, claro, nunca son lo mismo desde Balcarce 50 que en el  llano. Mas allá de los resultados finales CFK pudo prescindir de gran parte del peronismo porque era la Presidenta. Hoy es distinto. Puede ser que el "cristinismo" le aporte al PJ un componente electoral imprescindible, pero también es cierto lo otro: Contra o sin peronismo es imposible convertirse en una alternativa de poder cierta. Sabatella y demás pueden ser los mas cercanos y leales, pero el armado  tiene que ser obligadamente mas amplio.

  CFK no tuvo ninguna definición específica ultimamente, solo habló de una "construcción amplia". pero  está muy claro el regreso a las fuentes del diputado Máximo Kirchner. En los últimos dias compartió encuentros con Juanchi Zabaleta y Gabriel Katopodis del Grupo Esmeralda, con la conducción del Evita y con Fernando Espinoza, titular del PJ de la Provincia. Florencio Randazzo es un capítulo aparte.Todavía no hubo reunión personal pero el ex Ministro del Interior ya estuvo con Wado De Pedro y el "Cuervo" Larroque.

  Mejorar el clima de diálogo no es lo mas complicado. Kirchner hijo tiene modos y formas mucho mas contemporizadoras que  la ex presidenta. Lo político es mas complicado. El peronismo en cualquiera de sus variantes no juega a vetar a CFK pero propone una integración donde sea parte y no el todo o conducción indiscutida. La estrategia cristinista es otra a partir de un argumento de peso. Pese a su elevada imagen negativa CFK hoy está primera o segunda en varias encuestas que miden intención de voto en la provincia. Tampoco sería viable ninguna candidatura a contramano de toda la dirigencia y por eso tanto asado compartido. Las necesidades mutuas habilitan esta novedosa propensión al diálogo de fin de año.