lunes, 18 de noviembre de 2019
   
 
07/11/2016
     
El amigo

Respaldo amplio de Guillermo Pereyra a la figura del Presidente. Comprensivo con las demoras en la Obra Pública y contrario al salario adicional que empujan los movimientos sociales y senadores de varios partidos. Negocia una paritaria nueva para avanzar en Vaca Muerta. Diferencias con Facundo Moyano

 Salvo algún Ministro del Gobierno o explicaciones del propio Mauricio Macri, nadie cómo el dirigente petrolero y Senador por el Movimiento Popular Neuquino para convalidar el esperado inicio de la Obra Pública: "Digamos con seriedad que ya estaba detenidad desde agosto - setiembre del año pasado por falta de pagos y que el inicio se demoró por una causa mas que comprensible. Cualquier contrato era sospechoso de corrupción y era lógico que el nuevo Gobierno pretendiera poner orden en la cuestión"

  El veterano representante del Sindicato de trabajadores privados del Gas y Petróleo encabezó un par de reuniones con el Jefe de Estado para destrabar cuestiones gremiales y poder arrancar con la explotación de Vaca Muerta. El Ejecutivo pretende acelerar  la inversión privada y los gremios acelerar obras que permitan detener mas despidos en el sector. El punto a resolver es un convenio que eleva costos a un nivel no competitivo para la industria y mas en un escenario donde el precio del barril no llega a 50 dls. Según Pereyra hubo avances muy sólidos y el punto de acuerdo es la eliminación de las horas - taxi, que hasta aqui percibía el trabajador por el tiempo que insumía el ida y vuelta  hasta los campos de exploración. Habrá algunos otras modificaciones pero lo sustancial ya está encaminado.

  Además de Jefe de los petroleros es Senador nacional del MPN y el año pasado perdió frente a Gutiérrez la interna por la Gobernación. En tal condición dijo "Conozco el proyecto de muchos colegas sobre el salario complementario para los no registrados porque presido  la Comisión de Trabajo,  pero yo firmé en disidencia. Hay cosas que juridicamente no están claras y además está el tema de su elevado costo fiscal"  Pereyra se refiere a un proyecto de Ley que impulsan los Movimientos Sociales y es respaldado por un arco muy grande de legisladores: desde Pino Solanas a Pichetto y de cristinistas cómo Virgina García a Jaime Linares, el hombre de Margarita Stolbizer en el Senado. La idea es completar el salario del trabajador no informal con un aporte del Estado y seguramente tendrá mayoría también en Diputados. En tal caso el Ejecutivo podría vetarlo en una incómoda decisión por la cercanía de muchos dirigentes sociales con la figura del Papa Francisco.

   Guillermo Pereyra -alto, morocho y siempre con  trajes muy prolijos- también se desentendió de una propuesta hecha ayer por Facundo Moyano en torno a limitar el mandato de los dirigentes gremiales: "Habrá que ver, tal vez sea solo una declaración". El experimentado neuquino tiene muy buen vínculo con Moyano padre y no tanto con su hijo. Por otra parte, pocos temas incómodos para él cómo hablar de algún cepo a los cargos electivos: Conduce su gremio desde hace mas de 20 años y es Senador por un partido que conduce la provincia desde hace 33.  Guillermo Pereyra,  el mas comprensivo de los dirigentes sindicales.