sábado, 24 de junio de 2017
   
 
03/11/2016
     
Torpeza

La mirada corta de diputados oficialistas y opositores en el aumento de su dieta los dejó encerrados entre el Presidente, el PO y el PTS y obligados a retroceder.

 
  La combativa Miryam Bergmann anuncio el martes que iba a proponer la anulación del aumento logrado por los legisladores en su personalísima paritaria: 31%  en su dieta -acorde con lo firmado por el personal legislativo - mas la duplicación de sus ingresos en conceptos de pasajes y  gastos de alojamiento. En total un  incremento del 47 %. Rápidamente adhirió Néstor Pitrola, el otro diputado troskista de la Cámara. Mirta Tundis, renovadora, dijo que le parecía "una vergüenza" cobrar casi $ 150.000 cuando el salario mínimo de los jubilados apenas supera los $ 5.000 y Facundo Moyano apunto que "no es una buena señal para el resto de los laburantes". Nadie mas.

 NInguna voz reconocida del PRO, la UCR o el FPV dijo nada. Héctor Recalde hasta ironizó con la situación diciendo que "seguramente donarán al Garraham el monto que consideren excesivo". El silencio del conjunto, por corporativo, es llamativo. En la Cámara hay voces muy reconocidas que podrian - y deberían - haber dicho que no. Para marcar un ejemplo desde el propio oficialismo o para señalar diferencias desde la oposición  diciendo "no estamos de acuerdo".

En estos dias los referentes  sociales discuten con el Ejecutivo si el bono de fin de año es de 1000 pesos por familia o por hijo, los estatales pelean un bono de 2000 y los privados dependerán de cada empresa para saber si cobraran algo o nada. En este contexto, salvo un Presidente de origen empresario y dos diputados de la izquierda mas combativa, el resto de la dirigencia política miró para otro lado.

 La torpeza de los diputados tiene un agravante. El aumentazo corre desde el mes pasado y fue cobrado al comienzo de esta semana.. Muchos conocían el detalle y otros no. Recibo en mano registraron la buena nueva. El  martes  Bregmann intentó consensuar un proyecto para reducir el monto y tratarlo ayer miércoles sobre tablas. Previsiblemente la dejaron sola, pero era el mejor camino para reparar el error inicial. Apostaron al silencio -aqui no hubo grieta-  hasta que habló el Presidente: "se les fue la mano". De urgencia y en plena madrugada tuvieron que salir a anunciar una rebaja del 50 % en pasajes y viáticos. El ahorro llega y el papelón queda.