martes, 19 de noviembre de 2019
   
 
11/10/2016
     
Tres a tres

Paridad de argumentos en la CGT a favor y en contra del primer eventual paro general contra el Gobierno. Pablo Moyano relavitizado por Hugo. Los acuerdos sectoriales de la central obrera y el intento de contener a la CTA y los trabajadores no sindicalizados.

  De la  mano del camionero Pablo Moyano, el bancario Palazzo y los docentes, el sector mas crítico de la CGT se manifiesta a favor del paro por las causas muy concretas:

                                        ---- Reivindicar la convocatoria a reapertura de Paritarias. El posible bono no solo no incluiría a gran parte de sus afiliados sino que además, por definición, es no remunerativo.

                                         ---- Resignar la medida de fuerza signficaría dejar sin posibilidad de reclamo a miles de trabajadores sin relación de dependencia o en negro que ya conforman un tercio de la fuerza laboral del país.  El sector es representado por dirigentes sociales del  Movimiento Evita, la Corriente Clasista y Combativa y movimientos de directa relación con la Iglesia cómo el encabezado por Juan Grabois.

                                          ---- Las dos CTA (Micheli y Yaski) impulsan decididamente la medida y vienen de una Marcha Federal de gran convocatoria. Los cegetistas pro paro pretenden no seguir a la cola de estos reclamos y  consideran imprescindible canalizar de algún modo las demandas de los sectores mas combativos de cada uno de los gremios, particularmente los docentes.

   Los mas reacios a la decisión son mayoría ( Cavallieri, Lingieri, Gerardo Martinez, Andrés Rodriguez) a partir de esta línea de razonamiento:

                                         ---- Complicaría el diálogo existente con el Gobierno, fundamentalmente con el Presidente y Jorge Triaca. Es cierto que en el tema Bono han conseguido poco y nada, pero son atendidos. Posibilidad que muchos no tuvieron en largos años de la gestión de CFK.

                                          ---- Podrían ponerse en riesgo ciertos acuerdos económicos ya alcanzados  entre el Ejecutivo y los gremios por viejas deudas con las Obras Sociales.

                                          ---- Las implicancias políticas de la medida pueden no ser gratis.  La imagen del Gobierno no es la mejor pero hay todavía un grado de confianza importante en la sociedad. Los mas cautas reniegan de aparecer  complicando la gestión de un Presidente que no llegó a su primer año de mandato. 

      Todos los argumentos, a favor y en contra, tienen razonabilidad. Mañana hay una nueva reunión de las partes. Si el Gobierno mejora su oferta (hasta aquí solo para jubilidados, planes sociales y trabajadores que no pagan ganancias) la pelea puede ser menos complicada para los mas moderados. Si la propuesta no eleva su techo  tendrán mas aire Pablo Moyano - como siempre Hugo se despegó de su frontalidad-  y Sergio Palazzo. 

   El jueves se define. Pero cómo pasa con el PJ y su atomización ( Cristina, Grupos Esmeralda y Fénix, Gobernadores, Pichetto, Bossio) en la CGT también hay mucha dispersión dirigencial y el punto nunca es malo para el Gobierno.