lunes, 18 de noviembre de 2019
   
 
30/09/2016
     
Respiro

El Gobierno ganó ayer mucho tiempo en su negociación con la CGT. Posibilidad de acuerdo. El paro se aleja. La división gremial razón clave del resultado. Reclamos por izquierda a la conducción gremial. Sergio Massa como protagonista.

  Observar la representación gremial que ayer se reunión con varios Ministros del Ejecutivo ya podía anticipar un buen resultado para el Gobierno. Estaba la conducción ( Juan Carlos Schmidt, Carlos Acuña y  Héctor Daer)  mas Andrés Rodriguez , Roberto Fernández  y Pablo Moyano. El representante de  Camioneros es el único que en el último mes se manifestó claramente a favor de una medida de fuerza. Siempre es cabeza de playa de un estrategia mas conciliadora de su padre. Ayer nomás hablo de "empresarios amarretes" y  "este gobierno solo nos dará migajas". El titular de UPCN es su contracara. Negociador a ultranza. No chocó  con Menem, De la Rua o el kirchnerismo. Tampoco con Macri. No reclamó por los despedidos en el sector pero señala que ha logrado reincorporar a miles.  El jefe de los colectiveros tiene un perfil muy parecido. Nunca quiso  un paro general y  sin la adhesión de este sindicato  cualquier medida de fuerza es irrelevante. 

   Tampoco fueron una casualidad las declaraciones muy prudentes de Sergio Massa el día anterior:  "siempre se deben agotar todas las instancias posibles de diálogo, un paro no le sirve a nadie". El tigrense no es un dirigente político mas en la conducción de la CGT. Daer es diputado nacional  por su espacio y Acuña lo mismo pero en la provincia de Buenos Aires. También Facundo Moyano es legislador por el Frente Renovador.

   Los diez dias que acordaron el Gobierno y los sindicatos para buscar una solución al Impuesto a las Ganancias y avanzar en el otorgamiento de un Bono de fin de año es el logro mas importante del Ejecutivo después de dias muy complicados por malos datos económicos y desaciertos en materia de política exterior.  Otra vez, cómo pasa en el Parlamento, la diáspora opostitora  facilita las negociaciones.  Dirigentes cómo Sergio Palazzo y varios otros, al igual que Moyano hijo, eran partidarios de decisiones mas firmes contra Macri.  Hasta mediados de octubre habrá varias reuniones  buscando una salida al tema del bono que no es sencilla. Estatales y jubilados percibirían  4.000 pesos extras a fin de año pero no hay nada resuelto respecto al sector privado. Podría establecer el Ejecutivo un piso mínimo cómo exigencia inicial para todas las empresas?  Todo se debe hablar mucho. Cualquier demanda a las PYME hoy resulta muy compleja y las empresas grandes, por su parte tienen razones propias  para su distancia con el Gobierno: A nadie conforma la Ley de la Competencia que anunció el oficialismo esta semana en Diputados.

  Los díscolos de la CGT,  junto a los ya enojados Micheli y Yaski y los representantes de trabajadores sin relación de dependencia, aguardan por el resultado. Los Gobernadores tampoco son ajenos. La eventual modificación de Ganancias los afecta y ninguno está en condiciones de regalar nada.

  La representación voluminosa del Gobierno en el diálogo ( Triaca, Frigerio, Prat Gay, Cabrera y Mario Quintana) también muestra con claridad que el Presidente no delega decisiones en exclusividad a nadie. Ninguna resolución será rápida.