martes, 19 de noviembre de 2019
   
 
28/09/2016
     
La dueña

Elisa Carrio y un proyecto conjunto con la UCR de Ley de Abastecimiento fuertemente resistido por los empresarios. Decisión heterodoxa del Gobierno o concesión política a la aliada? Antes los señalados fueron Angelici, Caputo, Malcorra, Bressi y Majdalani. Rol en expansión. Mensaje a Magnetto.

    Ya hace unos dias el diario La Nación fue muy claro al sentar posición en torno al proyecto alumbrado ayer : "La iniciativa resulta inconveniente, innecesaria e inoportuna " Esta mañana los voceros mas cercanos a sectores empresarios también hicieron escuchar sus cuestionamientos muy temprano: " El Gobierno en lugar de seducir asusta a los inversores"

  La Ley de Abastecimiento  fue presentada en un marco de particularidades no habituales en el Congreso. La protagonista central fue la jefa de la Coalición Civica junto al radical Mario Negri. No hay redactores del PRO en el proyecto pero estuvieron presentes Emilio Monzó y Nicolás Massot, detalle tampoco demasiado usual. El Presidente de la Cámara, además, es hoy por hoy un aliado muy cercano a Carrio, que reivindica sus modos mas clásicos de construcción política en detrimento de las formas y estilo  de Marcos Peña y Durán Barba. Sentados a la misma mesa pero alejados de protagonismo estuvieron Francisco Cabrera (Ministro de Producción),  el Vice Jefe de Gabinete Marcos Quintana y el Secretario de Comercio Miguel Braun.

   El último fue elogiado por la chaqueña, pero también es verdad que en su ámbito no comparten muchas de las ideas de Prat Gay en la materia y que acompaña Carrió: por ejemplo la ley de góndolas, que habilitará en los grandes supermercados un espacio obligatorio para productos regionales.

    Mario Negri en particular se encargó ayer de explicar que este "No es un proyecto para asustar a nadie o ir en contra de" sino para "ayudar", pero es verdad que desde la gestión y lo ideológico causa sorpresa. Miguel Braun, antes de ser funcionario, fue por muchos años titular de la Fundación Pensar, "think thank" del PRO cuando se preparaba para acceder al Gobierno y en verdad nunca se conocieron proyectos similares al que ayer fue presentado.  Dicho en otros términos y según su texto,  esta norma era previsible de ser presentada por algún diputado combativo del FPV, no por una aliada del Gobierno.

   El rechazo empresario, con seguridad, irá creciendo con el transcurso de los dias. Probablemente se acepten cambios y modificaciones. El Ejecutivo ha sido muy flexible en la materia, pero también es verdad que Carrio sabe ponerse muy firme en la defensa de determinadas cuestiones. El margen disponible para conformar a todos no será demasiado.

   En lo político también debe prestarse atención a la siguiente coyuntura:  A nivel gremial el Gobierno ya no tiene diálogo con los sectores mas duros de la CTA (maestros, salud, estatales) y el paro de ayer fue una muestra. Con la CGT, según Schmidt,  "todo depende de la lápicera del Gobierno". Si hay bono de fin de año la medida se diluye, caso contrario paro general. Estos choques, en tiempos de ajuste, tienen costos pero son medianamente previsibles. Lo nuevo es esto, el malestar empresario por una Ley de Abastecimiento que sorprende y   la queja de bancos privados y oficiales por la rebaja obligada de comisiones en pagos con tarjeta. 

   El rol de Carrio dentro del marco de Cambiemos, cada vez tiene mas peso. Apuntó  a Nicolás Caputo por su cercania con el Presidente y lo obligó a alejarse por lo menos públicamente de las reuniones de Olivos. Denunció la influencia de Angelici en la Justicia y el presidente de Boca tuvo que bajar su perfil de manera obligada.  Pidió la renuncia de Pablo Bressi (Jefe de la Bonaerense) de manera personal en dos reuniones con Maria Eugenia Vidal, cuestionó el acuerdo de Susana Malcorra con Gran Bretaña por Malvinas y dijo también que si el Gobierno no la echa a Silvia Majdalani seguirá funcionando la vieja SIDE. La bajada de línea de Carrio tiene un método clásico: semanales apariciones por el living de algún programa de TN o canal 13 del Grupo Clarín. Sin embargo ayer aclaró " A Magnetto lo he defendido mucho, pero también le digo que no quiero ninguna cartelización"

  Carrio encendida. Dueña de la escena política nacional. Ningún dirigente opositor incomodó tanto al Gobierno  en nueve meses. Dentro de Cambiemos la UCR acompaña con quejas y silencios y en el PRO  tienen muy en claro que todos son hijos políticos del Presidente. Con ella descubren trabajosamente que siempre será diferente.