martes, 12 de diciembre de 2017
   
 
22/09/2016
     
Incomunicados

El anuncio de Macri dicendo que se iba a hablar de Soberanía con Gran Bretaña y Elisa Carrio pidiendo con el FPV la presencia del Vicecanciller en Diputados son episodios ligados. Llamativa ausencia de estrategias comunes en Cambiemos.

  La explicación mas razonable en torno a las declaraciones del Presidente doblemente desmentidas por Susana Malcorra y el Foreign Office es que obedecieron a una cuestión interna: El documento suscripto por el Vicencanciller  Alan  Duncan con autoridades argentinas la semana pasada.

   En el mismo se resolvía lo siguiente:

                                                                     a) Trabajar para la reanudación de vuelos entre el continente y las islas.

                                                                      b) Posibilitar el retorno de la exploraciones petrolíferas y pesqueras en las cercanías de Malvinas.

                                                                      c) Facilitar la identificación de soldados argentinos caídos en la Guerra mediante los ADN respectivos.

     El trabajo conjunto de ambas cancillerías no hablaba nunca de Soberanía y allí comenzaron los problemas que el Presidente intentó subsanar de una forma que solo complicó las cosas. No era el único inconveniente. Salvo el punto tres, los dos primeros eran solo de conveniencia británica y empezaron a surgir los cuestionamientos.

     Daniel Filmus fue el primero pidiendo reciprocidad para las exploraciones petroleras: " Si los britanicos van a operar en Malvinas supongo que podremos hacer lo propio en el Mar del Norte...". Luego se sumaron radicales cómo Ricardo Alfonsín y varios otros que reclamaron que se cumpla con políticas claramente definidas en matería de Soberanía por Arturo Illia ya en los años 60. Finalmente apareció Elisa Carrió, que habilitó rapidamente el pedido de tratamiento del tema por parte del FPV recibiendo singulares elogios del peronismo por su decisión: "Esto es muy claro - dijo- mi pelea es por la República y hay que acostumbrarse a que estas cosas se discuten en el Congreso, no que las resuelva  el Ejecutivo a solas"

    Donde esta el origen del problema y la notoria falta de comunicación en el Gobierno? Un veterano hombre del Palacio San Martín explicó: "El Ejecutivo puede firmar un acuerdo o intención sin dar cabida al Congreso, no es necesario que habilite su participación, pero depende de lo que se proponga. El problema acá es anunciar que se trabajará para reanudar la exploración petrolífera y pesquera y eso está prohibido por ley. Si querés hacerlo tenés que cambiar antes las leyes y allí el paso por el Congreso es inevitable"

   Pregunta sin respuesta. El Presidente Macri sabe que Elisa Carrió fue un aporte clave en lo electoral y en función de ello acepta convivir con planteos y denuncias de la diputada inéditos en otros esquemas de gobierno. Susana Malcorra tiene en claro además que es la titular de la Comisión de Relaciones Exteriores que solicitó para si de manera particular. Era tan difícil consensuar el Ejecutivo y el Legislativo el acuerdo? No era mas entendible consultar a Carrió si lo que se iba a firmar podía generar rechazos en el Congreso?

  En superficie parece que no se hizo nada. Manual de daños autoinfligidos. Desde la semana pasada se sabe del rechazo del FPV, las objeciones del massimo y también de los propios. Tratando de buscar una solución Macri dijo que había hablado de Soberanía con Theresa May y todo resultó peor y mas desprolijo.  El rechazo ya no se limita a Diputados. Ayer se conocieron las voces disonantes del Senado, la CGT y los veteranos de Malvinas.  Parece mucho para una cuestión donde  una esperable interconsulta entre socios hubiese evitado costos en Nueva York y Buenos Aires.