lunes, 18 de noviembre de 2019
   
 
19/09/2016
     
Moderados

Omar Maturano encabeza la postura de los dirigentes gremiales que se oponen a la pronta convocatoria a un paro general. El debate interno. Poder de fuego para los gremios del transporte. Reunión con el Episcopado. Negociación con el gobierno. El reclamo de los duros.

 "Hasta fines de octubre tenemos que esperar. Se debe apostar al consenso y el diálogo. Lo hablado con el Episcopado en ese sentido ha sido muy útil".   El  Secretario General de La Fraternidad, con mandato hasta el 2020,  fue la nota del fin de semana en torno a  lo que piensa un grupo importante de dirigentes gremiales y las  distintas miradas en el interior cegetista sobre la posible convocatoria inminente a un paro general.

   Los mas proclives a la medida se respaldan en tres cuestiones:

                                                                                                                       a) Negativa del Gobierno a reapertura de paritarias (Hugo Moyano es de los mas molestos con la decisión)

                                                                                                                        b) Incumplimiento  oficial  de la promesa de campaña de eliminar el Impuesto a las Ganancias.

                                                                                                                         c) Necesidad de no ceder mas terreno a la pasada movilzación de las dos CTA cuya magnitud llamo la atención del Ejecutivo y la propia CGT.

    
   El conjunto de reclamos, sumado a la inusual convocatoria de representantes de movimientos sociales, parecía llevar hasta aqui al nuevo triunvirato a un pronto llamamiento al paro general.  Cómo datos adicionales corresponde señalar que para el próximo 24, un dia después del confederal del viernes, ya se ha fijado una nueva cita en la sede de Azopardo con el Movimiento Evita, Barrios de pie y la Corriente Clasista y Combativa. Sergio Palazzo, de la Asociación Bancaria, también se manifestó durante la semana pasada de manera explícita en favor de medidas de fuerza contundente.
  
  En este marco habló Maturano. De un gremio mínimo en materia de afiliados (2000) pero decisivo a la hora de determinar el éxito o el fracaso de un paro. Junto a Roberto Fernández de UTA y otros integran la Confederación de Gremios del Transporte y se sabe históricamente que el sector es clave. Con omnibus, trenes y subtes funcionando ningún paro tiene relevancia.

  La postura de los moderados -entre quienes se anotan también Armando Cavalieri y Rubén Lingieri - no es consecuencia solo de su buena voluntad.  Varios de ellos tienen un muy buen diálogo con Jorge Triaca y la pasada semana consiguieron una reunión con el Secretario de Comercio donde dos gremios (Textiles y Calzado) recibieron la firme promesa que no habrá mas importaciones indiscriminadas. Ambos sectores eran de los mas preocupados sobre la posible pérdida de  puestos de trabajo. 

  Las declaraciones de Maturano dejan en claro que fijar una fecha próxima para el paro no será sencilla. En paralelo habrá que ver cómo se resuelve el gran tema pendiente y es la pérdida del poder adquisitivo de los salarios en las nueve lunas de la administración Macri.  Monseñor Arancedo fue muy claro en la materia "La paciencia tiene que ir acompañada por algún ofrecimiento" . Traducción simple: propiciamos el diálogo pero debe haber gestos en concordancia.  El Gobierno ya descartó la reapertura de paritarias. También algún adelanto de suma fija? La decisión podría definir el congreso del viernes.  Con determinadas señales  los moderados podrian tener mas herramientas a mano para pedir diálogo y consenso.