lunes, 18 de noviembre de 2019
   
 
15/09/2016
     
Malestar

Rechazo en la dirigencia gremial a una frase de Jorge Triaca al referirse a la posición de su cartera frente a la posible llegada de inversiones. Omisiones en la lista de Monzó. Réprobos y elegidos. El cisne negro.

 "Ponemos el MInisterio a disposición de todos los inversores que están acá" . Textual ayer del Ministro de Trabajo que razonablemente molestó a la conducción sindical. Se enteraron de la frase con delay puesto que habían estado reunidos con  la conducción del PJ y las principales autoridades de la Iglesia. En lo personal no tienen una mala relación con "Jorgito" pero señalan  " a diez dias del congreso que define o no un paro estas cosas no ayudan nada. Algunos podemos entender el marco en el que habló, no todos".

  El Mini Davos del CKK  no resultó tranquilizador para el sector menos convencido de ir a una medida de fuerza. Al margen de la frase del Ministro hubo reclamos explícitos de flexibilización laboral,  cuestionamientos a la Justicia Laboral y  planteos de empresarios donde lo importante es el trabajo y no el poder adquisitivo del salario.  Ninguno de los tres puntos puede ser acompañado por los mas dialoguistas y por el contrario permite el avance de los mas urgidos por confrontar.

                                                                                          EMILIO MONZO


La lista de presidenciables del Presidente de la Cámara de Diputados tuvo mucho de previsibilidad, alguna omisión notoria y una mirada  que continúa sin registrar decisiones históricas de la sociedad.

  Señaló que el sucesor de Mauricio Macri dentro de siete años no irá mas allá de un grupo de dirigentes conformados por María Eugenia Vidal, Horacio Rodriguez Larreta, Juan Urtubey, Sergio Massa, Ernesto Sanz y Ramón Mestre. No mencionó a Gabriel Michetti (podria estar comprendida en la imposibilidad legal que abarca al Presidente) y tampoco a Marcos Peña. Puede ser un olvido circunstancial el del Jefe de Gabinete?  Difícil. Mas probable es una ratificación de las diferencias entre ambos sobre el presente político de Cambiemos y como acompañar mejor la gestión del Ejecutivo. 

   La mención del Gobernador de Salta y el diputado de Tigre tiene que ver no solo con su afinidad personal con ambos. Los dos han sido además decisivos para la aprobación en Diputados de leyes indispensables para el Gobierno.  En el mismo sentido se explican los nombres de Sanz y Mestre. Monzo es un convencido de que que deber haber un mayor espacio de diálogo con los radicales y el intendente de Córdoba es clave para que Córdoba tenga un armado sólido el año que viene frente a la histórica hegemonia provincial de De la Sota y Schiaretti. 

  Los extrapartidarios nombrados por Monzó tienen una particularidad y es el de un discurso globalmente similar al del macrismo hoy. La cuestión es que en nuestro país casi nunca ha funcionado esa aspiración común en todos los Gobiernos de turno que es la de digitar su sucesión. Siempre ha habido sorpresas.  En el 45 parecía inimaginable que el presidente no perteneciera a esa amplísima  Unión Democrática que integraban desde el Partido Comunista a la Sociedad Rural. En el 89 - cuando la  UCR y la mitad del peronismo suponían que Antonio Cafiero era el candidato mas adecuado para suceder a Raúl Alfonsín - apareció Carlos Menem. En el 2003, con Carrió, Menem, Rodriguez Saa y López Murphy,  quién reparaba en un Gobernador de Santa Cruz de apellido indescifrable?. Hace mucho menos, quién se atrevía a decir que María Eugenia Vidal iba a ser Gobernadora derrotando  al peronismo después de 30 años y Maurico Macri presidente contra Scioli y Massa?

   La idea de Monzó - lo dijo- se refiere a una cuestión básicamente generacional y es entendible. Pero también es cierto que ha demasiado "cisne negro" en años pasados  cómo para andar escribiendo el fin de la historia.