lunes, 21 de agosto de 2017
   
 
13/09/2016
     
Precaución

La CGT de Schmidt, Daer y Acuña busca su punto de equilibrio con el paro. No quiere ir detrás del kirchnerismo sindical pero tampoco quedar al margen del masivo reclamo de la pasada marcha federal.

 
     "Nosotros no tenemos todavía una posición tomada,  pero me resulta un poco llamativo que los sectores mas apurados ahora por el paro hayan acompañado al anterior gobierno sin ninguna queja hasta el pasado 10 de diciembre" Estocada de Schmnidt para Hugo Yaski, el dirigente docente mas cristinista. La definición muestra también las contradicciones internas de la nueva conducción de la CGT.

   A favor del paro están muchos secretarios generales que consideran que la medida descomprime tensiones y permite recuperar espacios ante la mayor combatividad de sectores cercanos a gremios de izquierda o la CTA.   Otros en cambio, con Armando Cavalieri a la cabeza indican que todavía es demasiado pronto y recuerdan los acuerdos económicos que lograron con la gestión Macri. Un  ejemplo de esto es el acuerdo que se busca desde Camioneros para el conflicto con Oca: 7000 trabajadores ante la posibilidad del cierre de la empresa. En este sentido se indica que el Ministerio de Trabajo tuvo ahora una participación mas decidida que en conflictos anteriores ( Cresta Roja por ejemplo) y que podría alumbrar una solución via rebajas impositivas, inyección de aportes  y recambio dirigencial en la empresa.  Los gestos del Gobierno tratando de postergar o evitar el paro general no serían aislados.

  Esta cuestión de coyuntura tampoco modifica de manera definitiva la percepción general de la situación por parte de la CGT. En este sentido, indican, el pasado acuerdo con las Obras Sociales tampoco es un condicionante decisivo "No nos regalaron nada. Es parte de una deuda vieja y negociada por dirigentes que hoy no son la conducción del movimiento obrero"  El propio barrionuevista Carlos Acuña es muy gráfico en este sentido " Discutir el paro o no pasa por otro lado. Este gobierno no ha tenido un solo gesto en beneficio de los trabajadores y eso es lo que hay poner sobre la mesa a la hora de tomar decisiones"

   Ayer los triunviros se reunieron con intendentes del conubano ( Insaurralde, Katopodis, Zabaleta) con el propósito de conocer lo que sucede en "los sectores mas castigados del conurbano". El detalle es significativo.  La convocatoria no fue casual sino con dirigentes que intentan construir un camino propio superador  del kirchnerismo. Por aqui pasa el debate en lo político y en lo gremial. Mostrar fortaleza en la convocatoria, no quedar rezagados respecto a la CTA  pero alejados de cualquier vinculación con CFK y un posible usufructo de la medida.  El llamado de atención a Yaski camina en ese sentido. De cómo se dilucide la cuestión dependerá lo que se resuelva en el congreso del próximo 23.  La intención de la nueva conducción es trascender lo gremial para tener voz y voto en un peronismo atomizado y carente de conducción. Ser oposición a Macri pero siendo funcionales solo a si mismos es la cuestión a resolver.