lunes, 21 de agosto de 2017
   
 
13/09/2016
     
¿Gratis?

El Ejecutivo decidió saldar el tema Aranguren con un decreto por el cual el Ministro de Energía queda excusado de actuar en casos que involucren a Shell. La resolución contradice lo sugerido por Laura Alonso y la posición de Elisa Carrio y Federico Pinedo. Los costos políticos parecen inevitables. Precedente para lo que viene.

 
    La decisión es coherente con lo que siempre dijo el Presidente  "Aranguren es tal vez el mejor Ministro del Gabinete" pero abre puertas complejas en tres sentidos:

                            a) Posibilidad de ser recurrido en la Justicia 

                             b) Modelo para casos similares cómo el de Miguel Braun, observado por su doble condición de Secretario de Comercio Interior y familiar directo de los propietarios de La Anónima.

                              c) La incómoda situación  de la titular de la Oficina Anticorrupción, el Presidente Provisional y la jefa de la Coalición Civica que en distintos tonos le pidieron que venda su capital accionario o deje la función pública.


    El tema técnico-legal es clave porque el decreto explora una salida que habrá que ver si es sustentable en lo político y juridico. Cuando la propia Laura Alonso recomendaba vender el paquete accionario aparece este creativo texto en el Boletín Oficial según el cual, mientras se excuse de intervenir en temas vinculados a Shell, puede seguir sin vender nada y continuar cómo Ministro.  Es sostenible cómo argumento? Habrá que verlo. Pero conviene recordar que el Gobierno ya intentó ser muy original en otros temas y el resultado fue pésimo:

                             1) Supuso que podía nombrar por decreto dos jueces de la Corte y el fracaso con el Poder Legislativo y el propio poder Judicial fue rotundo.

                              2) Intentó esquivar la convocatoria a Audiencias Públicas para los aumentos de luz, gas y agua y demoró el procesó casi diez meses.
    
   

    Alla en enero Germán Garavano dejó constancia rápido  que él no fue el responsable intelectual de pretender meter a Rosati y Ronsenkranz por la ventana en el máximo tribunal y el señalado por varios en ese momento fue Pepín Rodriguez Simón. Tiene también hoy algo que ver con el decreto protector de Aranguren?

    El texto aparecido en el Boletín oficial dice hoy que cuando aparezcan cuestiones vinculadas a Shell los temas deberán ser derivados a Francisco Cabrera. Significa esto que cuando surjan  impugnaciones para Miguel Braun y otros también habrá que designar nuevos  Ministros o Secretarios alternativos?

   Lo operativo tampoco es sencillo de resolver puesto que Shell no es una empresa marginal en el sector sino uno  de los dos o tres jugadores principales. Pregunta. La derivación de tareas hacia Producción será  permanente o aislada?  Aranguren, razonablemente, fue electo por su capacidad en el tema. Franciso Cabrera tiene el mismo expertise?

   De todos modos las consecuencias mas notorias se dan en el tema político. Habilitar la continuación de Aranguren en el Ministerio sin estar obligado a vender su tenencia accionaria es elegir un camino contrario a la tibia recomendación de Alonso, el enfático reclamo de Carrio en cuanto a incompatibildades y la clara definición de Pinedo " Tiene que vender o dejar el Ministerio. Creo firmemente en la honestidad de Aranguren, pero la ética no es pi-ri-pi-pí"