lunes, 21 de agosto de 2017
   
 
29/08/2016
     
Confusión

Hebe Bonafini y la plaza vacía aceleran división del peronismo.

        Previsiblemente, el peronismo institucional (Gobernadores, intendentes, diputados y senadores) quiere alejarse rápido de las definiciones de la titular de Plaza de Mayo el sábado: "Te vas a caer solo, hijo de puta". Las palabras espantan. Y el mínimo poder de convocatoria les confirma también que por allí no se construye oposición. 

    En verdad fue mas llamativo el fracaso de la movilización que el carácter de los discursos. Hace rato que Bonafini dice cosas parecidas, pero es mas singular la foto de una plaza vacía. El cristinismo podía hasta acá equivocarse en estrategias electorales o decisiones políticas, pero en la calle siempre se había mostrado fuerte. La despedida de CFK el 10 de diciembre o el palco en Comodoro Py en su primera citación judicial son dos ejemplos cercanos.

   Tampoco fue tan imprevisible un escenario así de despojado. Agustín Rossi fue la única cara peronista visible. Lo demas era convocatoria de Sabatella, algunos radicales disidentes, un sector de las Madres y menguados cuadros de La Campora. Imposible esperar  mas. Pero llamativo que el cristinismo mas duro no tomara previsiones para evitar un fallido  que los mostrara tan expuestos.

    Tomar distancia de lo sucedido el sábado, sin embargo, no resuelve por si mismo problemas de perfiles o liderazgos.  Intendentes del conurbano y Gobernadores cómo Peppo, Uñak, Bordet y Urtubey pretenden empezar a conformar una renovación que por ahora es mas fácil de enunciar que de concretar. Cuáles son los ejes principales de esta construcción nueva? Tampoco está claro. Cómo debe ser la relación con el oficialismo? El punto no es fácil de abordar. Dentro mismo del grupo de jefes provinciales o comunales hay algunos con  una notoria resistencia a acercarce demasiado al macrismo y  otros que la cultivan con intensidad. 

  Plantear una etapa superadora  al kirchnerismo resultará mucho mas sencillo en gran parte del país que en Buenos Aires. Santa Fe, Mendoza, Cördoba, Entre Rios, La Pampa, Chaco, Sala, San Juan son distritos donde la renovación se dará de manera natural. La provincia de Vidal en cambio, es diferente por tres motivos:

                                                                    a) Puede ser candidata la propia CFK  a quién ningún encuestador le niega un 25 % - por lo menos- de intención de voto.

                                                                     b) Es el territorio de Daniel Scioli, siempre mas cercano a las construcciones políticas de la ex que a un presunto armado rupturista.

                                                                      c) Los intendentes  que reclaman mayor espacio decisorio ( Insaurralde, Katopodis, Zavaleta) no han demostrado  hasta aqui cómo se puede reflejar en la provincia su peso  político distrital.

             Pasado mañana todo el vasto conjunto del PJ no cristinista (incluído José Luis Gioja) le rendirá un homenaje a Antonio Cafiero, fundador de la renovación surgida tras la derrota en el 83 ante Alfonsín. La suya fue una aparición fundamental en el medio de la gran crisis que vivía el peronismo de la mano de un aparato partidario que conducían Lorenzo Miguel y Herminio Iglesias.  El recuerdo no es menor. Siempre es necesario que un reagrupamiento o reorganización política  se de de la mano de algún dirigente que conduzca. Los optimistas dicen que ese nombre aparecerá con peso en alguna provincia después de las próximas elecciones. Seguro? Nada está tan claro por dos cuestiones:          

                                                                        l)  La  ex presidenta, en comprensible defensa propia, . podría demorar cualquier renovación pretendiendo ser candidata.

                                                                         2) Donde está escrito que algún dirigente gane bien en su provincia y se convierta en referente nacional? Es un posibilidad pero sin certezas. La UCR busca ese hombre - mujer desde el pos alfonsinismo, por ejemplo, y hasta acá no ha aparecido.

     El futuro incierto no puede por ahora prometerle el paraíso a ningún peronista. El presente PJ, en cambio, es el dato mas tranquilizador para un oficialismo que acierta poco pero posee cómo mejor capital la  atomización ajena.