lunes, 18 de noviembre de 2019
   
 
09/08/2016
     
Rectificación

Despues de una larga pelea judicial, política y técnica con resultados hasta aqui fallidos, el Gobierno decidió adelantar las Audiencias Públicas por tarifas para fin de mes. La idea original era convocarlas en octubre. Los riesgos para el oficialismo en el Congreso.

 
    "No somos infalibles. Si hay un error, se corrige". Fue el mensaje inicial del Gobierno y era razonable. Marcaba diferencias con el estilo anterior donde nada era sujeto a modificaciones. Sucedió con el frustrado intento de designar por decreto a dos nuevos miembros de la Corte. Ante el inmediato malestar de toda la oposición, del mismo tribunal y  la incomodidad de los propios elegidos se abandonó rápido la idea y siguieron el camino que correspondía:  Tratamiento de  pliegos en Comisión y luego votación en el Senado.

    Con tarifas no ocurrió lo mismo. Desde el vamos se indicó que la ausencia de Audiencias Públicas era una omisión clave que convalidaría cualquier amparo o reclamo judicial y asi viene sucediendo desde marzo. Las negociaciones con los Gobernadores patagónicos fueron parches que no alcanzaron y el esperar un fallo providencial de la Corte que de marcha atrás con variadas resoluciones de tribunales inferiores de todo el país tampoco parece hoy una carte demasiado segura.  A la endeblez legal corresponde sumar las objeciones políticas de aliados de la UCR y la Coalición Civica y la última semana las críticas técnicas que hizo escuchar el conjunto de Secretarios de Energía que trabajaron muy cerca de Macri durante todo el año pasado.

  Ahora, ante la última complicación que representa el Congreso, el Gobierno razonablemente rectifica el rumbo y adelanta las Audiencias para fin de mes. Sirve para detener la ola? Habrá que ver, pero es un gesto. En Diputados hay 82 proyectos referidos al tema Tarifas. Hay desde normas que solo apuntan a una declaración de repudio a las medidas de Aranguren hasta los que plantean la derogación completa del decreto que determinó las subas. En el medio, otro que resuelve la comparencia en la Cámara Baja del propio Ministro de Energía, que debería presentarse en un medio mas hostil que el que ya conoció en Senadores.

   Ayer había mucha preocupación en el oficialismo parlamentario. Saben que no tienen número para frenar ninguna decisión conjunta de la oposición. Hacen empero una apuesta que tampoco es imposible: Hasta aquí no se han puesto de acuerdo el massismo y el Frente para la Victoria y han convocado a sesiones especiales en horarios diferentes. Si la distancia sigue es poco lo que pueden complicar al Gobierno. Esa es la apuesta de Monzó, que la falta de unidad ajena les permita zafar de un voto mayoritario derogando el tarifazo.