lunes, 18 de noviembre de 2019
   
 
20/07/2016
     
Desorientación

Tres kirchneristas que hablaron con la ex Presidenta los últimos dias confesaron su preocupación por la falta de definiciones políticas sobre lo que viene.

   En el medio de la  explícita defensa de Felipe Solá,  "Hay una especie de cacería contra Cristina", vale señalar lo que sucede en el reservado mundo  personal de la ex Presidente en el medio de tanta denuncia judicial: Tres dirigentes que hablaron con ella los últimos dias tienen testimonios similares:

              ---- Detallado análisis de lo que pasa en la Argentina y Latinoamérica pero colocada ella  mas cómo observadora que en el rol de 
                     protagonista.

              ---- Ninguna referencia a sus problemas judiciales .

              ---- Recurrente cita a ciclos de goblernos populares  o conservadores.

               ---- Cero indicio sobre su futuro político el año que viene


    El dato que mas preocupa a sus invitados es el último. Todos pertenecen al cristinismo mas rancio y a diferencia de gran parte del peronismo consideran que el  kirchnerismo debe ser parte de lo que viene en materia de construcción  política.  Es cierto que están golpeados ( "La última vez que Cristina fue a Tribunales éramos muy pocos) pero confían en la adhesión de su histórico nucleo duro de votantes.

    En la Provincia de Buenos Aires la cuestión es así. La ex Presidenta tiene una imagen negativa muy alta que llega al 70 %, pero también es cierto que hasta mediados de junio -faltaba mostrar  la caja de seguridad de Florencia - tenía una intención de voto del 30 %. Para sus fieles es muchísimo. Y preguntan si algún otro dirigente (Randazzo o Scioli) tiene mas que eso. El problema, sin embargo, es otro. La propia CFK es la que no da señales  en ese sentido.

  Las causas pueden ser varias. Entender que luego de doce años de Gobierno propio este no es su tiempo, dudas sobre la tranquilidad o no del flanco judicial y  reparos lógicos sobre la idea de emprender  una pelea durísima contra los candidatos de Cambiemos y Sergio Massa.

    Su silencio tampoco es un tema menor para Gioja y Scioli,  desorientados sobre cómo manejarse con la antigua Jefa. Es parte del pasado y no vuelve de su retiro en Calafate? Se convierte en una referente provincial con fortaleza en Santa Cruz y poco mas o aparece dentro de un tiempo en La Plata diciendo que quiere ser Senadora?

    Su gente mas cercana tampoco sabe nada y eso incomoda. Las señales sobre  jugar y no jugar políticamente son mas cercanas a la segunda opción. 

    Tal vez el manejo de los tiempos determine estos silencios. Para el año que viene falta mucho.  Cristina presa no es un tema del que se hable de manera permanente. Mayoritariamente consideran que no hay elementos para que termine detenida. En cuanto a lo politico tampoco interpretan que sea la peor noticia: "Podría generar solidaridades inesperadas. Algún medio tal vez  quiera verla en la cárcel, pero para el Gobierno puede ser una noticia complicada"