lunes, 21 de agosto de 2017
   
 
13/07/2016
     
El Problema

A Mauricio Macri no se lo voto por el peso de su discurso o historia militante. Se lo eligió por antecedentes y capacidad de gestión. Por eso preocupa el desmanejo en un tema puntual cómo el reajuste tarifario. Impacto en la imagen.

 
  Todavía no hay ninguna encuesta que refleje lo que está pasando estos dias en la relación entre la sociedad y el Gobierno.  La saga comenzó con la referencia a la presunta "angustia" de los constituyentes de 1816,  el " estoy exhausto" del 9 de julio que le impedía concurrir al desfile de Palermo -con posterior rectificación- y  terminó con  "si andan en patas y remera es porque están gastando demasiado gas".

  No hay nada medido, pero según la mirada de varios consultores estos temas no afectan mayormente el vínculo de Macri con los votantes: "El presidente no ganó por su capacidad discursiva. La gente sabe que habla poco y no le preocupa. Tampoco le pide que tenga detrás suyo una construcción política tradicional".  "Es cierto -agrega- que el acto de Tucumán fue desmañado, con cobertura dispar en los medios y falto de centralidad. También es verdad que el desfile de  Palermo terminó siendo aburrido con doce orquestas tocando en la canchas de Polo, pero estos factores no deberían complicar la imagen del Presidente. La gente lo acepta y tal vez hasta lo prefiera a los fastos anteriores."

 Lo preocupante es lo otro. Este es un Gobierno elegido por su presunta capacidad técnica. Una gestión que se dijo a si misma que era la mejor de los últimos 50 años y  traía consigo  cuadros del sector privado para perfeccionar  lo público y estatal. Si esto no funciona, si la gestión se traba -como pasa con tarifas- aparecen  las dudas y reclamos de la sociedad.

   Andrés Gil Dominguez, constitucionalista, es muy crítico desde el comienzo mismo de la decisión del tarifazo "Resulta impracticable desde todo punto de visto haber empezado sin el aval de la Audiencia Pública, te deja inerme ante cualquier tribunal, desde la primera instancia hasta el máximo tribunal. Y esto no es responsabilidad del Ministro de Energía que se ocupa de las cuestiones técnicas ni tampoco del Presidente, que tiene decenas de asesores y alguno debería haber advertido sobre una omisión de este tipo"  ¿Mensaje para la Secretaría Legal y Técnica a cargo del Dr. Clucellas?

  La comunicación interna tampoco parece haber funcionado. Alfonso Prat Gay dijo "nunca hicimos cálculos con facturas del 1000 %. Siempre nos manejamos aumentos con un tope del 400%" Muy extraño, si el Ministro de Hacienda dice esto ¿Cómo se explica la propuesta inicial de Aranguren sostenida durante cuatro meses pese a la queja y el reclamo de Gobernadores e intendentes y con decenas de recursos de amparo en estrados judiciales?

  Los intentos aclaratorios de estos dias tampoco fueron los mas felices: "Hicimos un cálculo equivocado sobre el 25 % de la población" dijo el Ministro de Energía y "estamos aprendiendo" señaló el Jefe de Gabinete. En el primer caso, el error comprende la situación de 10.000.000 de personas. Y en el segundo es un reconocimiento que puede entenderse en el primer o segundo mes de gestión. Pero ya son siete y en un tema harto conocido sobre el que debía existir algun trabajo previo. Por aquí pasan las dudas  y la preocupación de la sociedad. Convocar a Aranguren representaba llamar a alguién que podía ser discutido pero nunca un improvisado. Hasta aquí, sin embargo, los antecedentes no alcanzaron.

    La Justicia entra ahora en Feria y el Gobierno tiene 20 dias para encontrar alguna solución o salida. La Corte le dijo ayer claramente al Ejecutivo que antes de fijar determinadas tarifas tiene que constatar de manera fehaciente que haya capacidad de pago en el grupo familiar afectado. Lo puede hacer, sabe cómo?

    Para el final, consulta desde la lógica y el sentido común, ¿ Que impidió recorrer un camino  mas previsible de Audiencia Pública y aumentos escalonados durante un año o dos del 400 o 500%?  La nafta  aumento gradualmente durante un año y medio y la tarifa de subte multiplicó varias veces su costo en el mismo lapso. En ambos casos los reclamos sociales fueron mínimos o inexistentes.