martes, 19 de noviembre de 2019
   
 
11/07/2016
     
Anoticiados

Malestar multiplicado en radicales cómo Ricardo Alfonsín por decisones inconsultas sobre política de alianzas, tarifas y los desfiles militares de Tucumán y Buenos Aires. Crisis anticipadas. El efecto Carrio.

     
     Sergio Berenstein dice que el Gobierno de Cambiemos se mete solo en algunos problemas y muestra dos ejemplos: El intento fallido por designar por decreto  dos Jueces de la Suprema Corte y el manejo político del tema Tarifas, donde habia un consenso muy amplio para modificarlas pero con otro manejo de las formas, montos y detalles.  Ahora se puede estar incubando una tercera cuestión y es en la forma de relacionarse con aliados como la  Coalición Civica y la UCR. La carta de Carrio a Vidal es parte del problema y ahora el que habló molesto es Ricardo Alfonsín:

   "Lo del Operativo Independencia es inadmisible, una vuelta atrás preocupante. Son señores que están siendo juzgados precisamente ahora por los tribunales tucumanos" (La referencia es al desfile el sábado de efectivos que integraron la fuerza de tareas de la represión bajo órdenes de Bussi  sin que se sepa hasta el momento quién autorizó esa participación)
  
   Sobre el desfile de ayer de Aldo Rico en Palermo, Alfonsín dijo: "No quiero personalizar en nadie, pero está claro que los carapintadas son el símbolo del golpismo en la Argentina"

     Cuando habló de  tarifas y la polítca de acuerdos del oficialismo en la provincia fue donde apareció la palabra del título " No alcanza con estar anoticiados de los temas. Lo nuestro es una alianza política, los temas se tienen que discutir, no es informar y listo. Ya se lo hicimos saber respetuosamente hace una tiempo al Jefe de Gabinete en la reunión de Luján". Dio dos ejemplos " Hace rato  vengo diciendo que el aumento de tarifas no se puede hacer de este modo y nunca nos escucharon".  En torno a las denuncias de Carrió sobre el Jefe de la Bonaerense indicó " Puede ser parte de lo mismo, hay que hablar y consultarse mas"

    Junto a  estos temas  hay además una cuestión doméstica que incomoda a Alfonsín desde la semana pasada  y se refiere a la política de Cambiemos en la Provincia. La situación puntual se dio en Azul pero el ejemplo se repite en muchos otros lugares. En ese municipio el intendente del FPV decidió abandonar su espacio ("Es parte del pasado" ) para sumarse al conjunto de intendentes que se alinean detrás de la Gobernadora. En la ciudad había hasta el presente concejales peronistas que a partir de ahora pasan a ser oficialistas. Que pasa con los radicales? Cómo se acomodan si el Gobierno de la provincia visualiza cómo propio al bloque PJ?

  El problema no es nuevo. Varias voces se alzaron ya en otros lugares del país por el mismo tema. El Gobierno busca acuerdos con el peronismo y en el camino abandona a sus aliados.  La UCR no es Lilita. Lo han señalado los principales interlocutores del Ejecutivo - Corral, Sanz, Negri -"Somos el Gobierno" pero también es cierto que el planteo de Alfonsín no es un reclamo aislado.  El  diálogo y la consulta no se dan en la medida de lo reclamado como integrantes principales de la coalición triunfadora el año pasado. Es difícil que la queja escale en demasía porque siempre aparecen gestiones mediadoras. Sin embargo tampoco parece conveniente repetir un estilo que solo se limita al "anoticiamiento". La incomodidad de muchos ha quedado en claro.