martes, 17 de octubre de 2017
   
 
05/07/2016
     
El otro Di Monte

El ex obispo de la diócesis Mercedes - Lujan y responsable del convento donde José López pretendía ocultar su tesoro, esta muerto. Oscar Sarlinga, su protegido, vive. Historias, pecados y final de quien se imaginó reemplazando a Bergoglio en la Catedral de Buenos Aires. Lavado, malversación y vinculos con el poder político y económico.

 
      La primera  vez que se los registra juntos en la Catedral de Campana al Obispo Sarlinga - joven, prolijo, sonriente- y a José López es en noviembre del 2007. Se inauguraban  en ese momento obras en el templo principal financiadas por el Ministerio de Planificación. El tercer asistente era Daniel Scioli,  vice de la República y Gobernador electo de la Provincia de Buenos Aires. Parte de la modificación, además de cuestiones estéticas,  fue la construcción de varias fosas que sirvieran cómo sepultura a  obispos y sacerdotes de la Diócesis. Doce en total y muy profundas, detalle que en su momento no pareció demasiado llamativo.

    El obispo, nacido un 20 de mayo de 1963, era mas joven que el promedio de los purpurados pero su carrera había sido siempre muy rápida.  Ya en 2005 era el segundo de Monseñor Di Monte en Mercedes- Luján y  antes había sido el responsable del Seminario del mismo obispado.  Los vínculos de Sarlinga con el Poder, sin embargo, empiezan mucho antes. Su relación con Monseñor Ognenovich  -otro protector- y Esteban Caselli datan  de sus tiempos de seminarista. Ya ordenado es enviado a estudiar a Roma durante cinco años donde también acumula contactos en la diplomacia vaticana que siempre le resultaron fundamentales hasta el momento de su caida.  Quienes lo conocen de manera personal indican que no es  alguien que impresione por su formación intelectual o capacidad de análisis pero  destacan su facilidad para los idiomas: habla siete lenguas diferentes.

   La administración de fondos y su carrera dentro de la Iglesia transitaron andariveles paralelos.  A fines de los 90 controlaba los  ATN que Ognenovich recibía generosamente de la gestión Menem y poco después se convertía  - cómo Obispo Auxiliar - en el tesorero de la diócesis de Mercedes - Luján. El Obispado tenía desde siempre una costosa propiedad en Bariloche valuada en mas de 2.000.000 de dólares.  La Iglesia, por reglamentos internos, exige que cualquier venta inmobiliaria de mas de 200.000 dólares debe ser convalidada por el Episcopado Argentino y una operación superior a los 350.000 dólares autorizada por el propio Vaticano.  Estos permisos nunca son sencillos  porque la institución es remisa a desprenderse de este tipo de propiedades y aqui aparece el primer registro de la contabilidad creativa de Sarlinga: Subdividió la casa y el terreno en diez lotes distintos  y  con Di Monte vendieron  todo sin tener que rendir cuentas a nadie. Ninguna cuota parte  superaba los montos exigidos por las reglamentaciones eclesiales.

   Asumió cómo Obispo de Zárate Campana en el  2006,  una designación cuestionado desde sus orígenes por gran parte del Episcopado argentino que manifestó su desacuerdo con el Vaticano por estos nombramientos.  La potestad de la elección  es del Papa, pero siempre hay una ronda de consulta a los Obispos locales que aquí se esquivaba en función del estrecho vínculo de Estean Caselli con el cardenal Bertone, clave por su cercanía a Juan Pablo ll y Benedicto XVl.   Sarlinga se imaginaba -y lo promovian- cómo el futuro Arzobispo de Buenos Aires pero esta escala no era una cuestión menor. 

    Asumidas sus funciones  profundizó  vínculos con el kirchnerismo Gobernante,  el Gobernador Scioli, de histórica relación con sectores conservadores de la Iglesia y empezó a interactuar con el poder político y económico del lugar.   Jorge O´Reilly  es el propietario de una las inmobiliarias mas importantes de la zona -Eidico-  y además un católico ultraconservador.  Sarlinga tuvo desde el vamos una relación muy cercana. Y mientras el empresario empezaba a manejar las cuest iones legales del Obispado ,  a la par se habilitaba en la zona una Iglesia que funcionaba bajo el rito tridentino -pre conciliar- y un colegio con la impronta de Monseñor Levebre controlado por allegados a O´Reilly.

   José Lopez no había llegado solo a Zárate - Campana en el 2007. Detrás suyo, cómo pasó con Di Monte, comenzaron a frecuentar la diócesis su mujer, la ministra  Alicia Kirchner y la esposa de Julio De Vido, con chacra de fin de semana en la zona y la mas necesitada de auxilio espiritual tras la muerte de un hijo en un accidente de auto en Río Gallegos.

     Los  problemas administrativos de Sarlinga  habían comenzado con la venta de aquella propiedad subdividida en Bariloche pero pronto se multiplicaron con el control de 18 colegios a cargo del Obispado. O´Reilly había estado  cerca del manejo financiero de estas escuelas y  otro grupo de empresarios católicos de La Plata.  Manejos poco claros en materia de dinero determinaron una Auditoria sobre el conjunto de escuelas que arrojó resultados singulares: El 70 % de los alumnos no pagaba su cuota   pero sin embargo las obras se multiplicaban en cada uno de los colegios. Ingresaba dinero de otro lado que se blanqueaba a través de los colegios? Pregunta sin respuesta. Otro  reclamo de quienes llegaron para poner en claro los números del episcopado fue  exigir la bancarización de los padres de los alumnos para facilitar el pago de cuotas. El Obispo resistió largamente. Dijo que prefería que abonasen en efectivo. 

    De ese tiempo data también la aparición de una fundación que controlaba el Obispado, Nissum. A su nombre se encuentra un departamento importante, en Palermo , sobre Avenida Libertador, que Sarlinga utilizaba en sus estancias en Buenos Aires. La propiedad donde actualmente vive retirado - Ingeniero Maschwitz-  también está al mismo nombre. Nunca pudo explicar con claridad de donde habían surgido los fondos para ambas adquisiciones.

    Sus choques con otro empresario inmobiliario poderoso, Eduardo Constantini, también son marca registrada. El fundador de Nordelta pretendía crecer en Pilar de la mano de otro emprendimiento similar pero nunca consiguió la abrobación municipal del intendente Zuccaro. Sarlinga, a instancias de O´Reilly,  se encargo siempre de frenar la habilitación correspondiente.

   Las aspiraciones del Obispo no eran solo económicas. Su amigo de Eidico se sumó en el 2007 a la gestión de Sergio Massa cómo Jefe de Gabinete del primer gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y desde allí multiplicaron sus operaciones para desplazar al Cardenal Bergoglio de la principal diócesis del país.  Llegar a Buenos Aires parecía un objetivo posible, que Bergoglio terminase cómo Papa nunca consideraron que estuviese entre los planes de Dios.

   El ex obispo protegido de Di Monte y Ognenovich pidió su retiro el año pasado, a los 52,  cómo medida precautoria ante la sumatoria de denuncias por desprolijidades económicas y financieras. Vive en un domicilio privado y a diferencia de otros sacerdotes u obispos no se lo ha designado en ninguna otra parroquia del país. "La Iglesia - dicen- perdona todo, menos los delitos que tengan que ver con el dinero."