martes, 19 de noviembre de 2019
   
 
04/07/2016
     
Divorcio

Alicia Ciciliani anunció esta mañana que muy posiblemente socialistas y radicales no vayan juntos a las elecciones de término medio en Santa Fe. Matrimonio de una década. El rol de Carrió. Evaluación en la UCR.

 Cuando la semana pasada la titular de la Coalición Civica responsabilizó a Hermes Binner de haberse beneficiado con contratos de Obra Pública gestionados por Julio De Vido, esta ruptura comenzó a acelerarse. Según la diputada socialista,  Elisa Carrió dijo lo que dijo para romper una prolongada alianza con los radicales que los llevó -no es poco- a tres triunfos consecutivos por la Gobernación santafesina frente a lo que era una larga hegemonía del PJ.

  Ciciliani reivindica el buen diálogo que hay a nivel provincial entre Lifchitsz y parte de la UCR pero tambíen reconoció diferencias con la conducción nacional del partido, encabezada precisamente por el intendente de la capital santafesina. José Corral ya había señalado con mucho cuidado la posibilidad que el partido se ubique mas cerca de su socio nacional que de su aliado en la provincial.

  "Hoy por hoy -dijo la diputada allegada a Binner- es muy posible que socialistas y radicales vayamos divididos a la elección parlamentaria del año que viene" El tema no es menor para el socialismo gobernante en la Provincia. Su sociedad con la UCR ha sido vital para el sostenimiento de sus tres gestiones: Binner, Bonfatti y el actual Gobernador.  Las difererencias no son solo de nombres, pero es verdad que el radicalismo reclama cada vez con mas énfasis la inversión de los roles: Que el candidato a Gobernador sea UCR y el Vice socialista. Nunca pasó en las tres oportunidades anteriores. El radicalismo fuerza ahora este divorcio en pos de su objetivo?

   Al margen de esta cuestión puntual, lo otro también es verdad.  El diálogo de Corral con el PRO es muy bueno y tampoco sería extraño una confluencia en la provincia. También mas cómodo en términos de posicionamiento. No es nada usual que en Santa Fe  la UCR sea parte de un Gobierno socialista con críticas a  Macri y  en  Nación conforme la alianza gobernante junto al PRO y la Coalición Civica. 

   El peronismo, en la vereda de enfrente, mira la pelea. Es una provincia donde las elecciones se gana por un puñado de votos y cualquier movimiento del adversario puede ser decisivo. Falta tiempo para una evaluación en detallle, pero todo parece indicar que quién mas pierde con el matrimonio roto es el Socialismo. La UCR debería compensar con su nuevo socio, que en algún momento casi hizo Gobernador a Miguel Torres del Sel.  El PJ en tanto apunta a reordenarse de la mano de Omar Perotti con dos datos a su favor: la sombra de Reutemann perdió sustento de manera considerable y  La Campora está en acelerado retroceso desde hace varios  meses.