lunes, 18 de noviembre de 2019
   
 
04/07/2016
     
Plazo Fijo

Fin de año es el límite. La oposición mas dialoguista informó el fin de semana que el 31 de diciembre termina la etapa de respaldo al Gobierno. Las elecciones como bisagra. Legislación pro consumo.

Tanto en la provincia de Buenos Aires cómo a nivel nacional,  casi no hay quejas en Vidal y Macri respecto al manejo de la oposición.  En La Plata el massismo ha acompañado la mayoría de los proyectos del Ejecutivo bonaerense. En Nación se repitió el escenario con el agregado clave del respaldo de Pichetto en Senadores y el bloque PJ en Diputados. Es cierto, el oficialismo tuvo que hacer concesiones políticas y económicas, pero logró aprobar leyes centrales cómo el acuerdo con los holdouts y la reforma jubilatoria en una situación de notoria desventaja numérica. 

  En esta oposicion light había dos alternativas a comienzos de años: Este camino o endurecer totalmente todas las posturas, en una opción privilegiada por La Cámpora en conjunto y varios otros diputados del FPV. Los resultados a la vista no son malos para los dialoguistas. Sostienen su imagen frente a la opinión pública a diferencia de los mas duros, que cayeron mucho en materia de consideración social. Este camino, sin embargo,  no podía ser sostenido en el largo plazo. Cuanto tiempo se puede acompañar a un gobierno sin el riesgo de terminar mimetizado?

   El plazo es fin de año. Los hoy opositores blandos ya anuncian un paquete de leyes apuntando a "correr por izquierda al Gobierno". Consideran que es el mejor camino para incomodarlo. Hoy en privado critican pocos temas. Uno es el tema Seguridad. Elogian la decisión de María Eugenia Vidal de ordenar la Bonaerense pero dudan de su efectividad. Indican también, con números propios, que los hechos violentos son mucho mas comunes que lo que el propio Gobierno reconoce.

   En el  Frente Renovador y en el bloque donde conviven Bossio, Urtubey y otros,  aparecen varios dirigentes gremiales en lugares de decisión. En ambos casos tendrán un rol de peso a la hora de elaborar proyectos que mejoren la calidad de vida y el poder adquisitivo de los asalariados.

   Que se termina la colaboración con el Gobierno está claro. Mas complejo resulta dilucidar su futuro encuadramiento político. Esta visto  que ninguno se ecolumna detrás de Cristina, pero también se encargaron de decir que no  los representa la conducción partidaria de Gioja y Scioli.