martes, 17 de octubre de 2017
   
 
29/06/2016
     
Dos problemas

Juan José Aranguren y Néstor Grindetti, dos temas incómodos en el presente y futuro del Gobierno. Particularidades. Historias distintas. Kirchnerismo desgastado.

   
      Es cierto que  hoy puede ser una cuestión secundaria,  razonablemente postergada por tanto trajin judicial del kirchnerismo.  En el medio de  las valijas de López, la plata de Báez en Suiza, los hoteles de la ex presidenta y los autos de Boudou, lo que sucede con el Ministro de Energia y  el intendente de Lanús parecería poder esperar.

   Ambos temas no son iguales. Tienen sus particularidades pero hay también una forma similar de reaccionar por parte del Ejecutivo.  El problema de Aranguren es la  incompatibilidad.  Treinta años de pertenencia a Shell, paso a la función pública sin período ventana y tenencia de acciones de la petrolera -bonus por su retiro- por un millón de dólares. No es el titular de Acción Social. Su rol actual se  entrecruza  de manera permanente con su pasado y el punto es parte central del conflicto de intereses. Las  objeciones no son teóricas o presuntas: Aranguren ministro ya resolvió la compra de gas a Chile en detrimento de Bolivia cómo proveedor habitual y la adquisición fue a British Gas, adquirida hace poco tiempo por la petrolera de la que se retiró el ministro.  En la oportunidad la firma de la operación fue delegada al segundo de Aranguren,  pero en el propio oficialismo parece que  sirve de poco como garantía de suficiente transparencia. De manera reservada  son muchos los que piden una posición mas clara en el tema. Tampoco ha ayudado demasiado la Oficina Anticorrupción diciendo que "el tema es de resolución compleja" y sugiriendo  "releer los manuales de ética publica". El rol de Laura Alonso, en función de consejera, no parece el mas indicado. La OA está para denunciar si hay o no incompatibilidades, no otro.

     El MInistro ayuda poco en el problema. En ningún momento analizó la posible venta de acciones de la empresa, cuestión que en términos legales aliviaría mucho su situación y que es muy común en cualquier otro lugar del mundo. También impulsa el procedimiento de delegar la firma cuando aparecen temas de posible choques de intereses y sabe que el sistema convence poco y nada a propios y extraños.

   Estos seis meses no fueron los mejores para Aranguren. Hubo frases poco afortunadas cómo decir  "estamos aprendiendo sobre la marcha", "si la nafta esta cara se deja de cargar" o "para los aumentos apliqué  una planilla excel". Hubo además recificaciones rotundas -rebajas del 1000 % a los aumentos iniciales- y diversas peleas perdidas con la Justicia ante el dictado de recursos de amparo. Si a este panorama se le agregan las objeciones éticas y  la incomodidad de la propia OA ,  los problemas crecen mas de lo imaginado.  Sin embargo, y aquí esta el dato principal, el respaldo desde el Ejecutivo ha sido total. Varios funcionarios , diputados y senadores reclamaron por los errores del Ministro pero sin ningún resultado.  Pregunta. Hoy parece muy temprano suponer que se puede pagar algún costo por su sostenimiento, pero esta situación se mantendrá siempre igual o dentro de un tiempo también se le reclamará al actual gobierno, como corresponde, eficiencia y transparencia ética? Porqué no solicitarle a todos que se ajusten correctamente a Derecho y evitar dudas y sombras?

  El caso Grindetti tiene otras particularidades diferentes: 

                                                                                                       a) Es un intendente elegido por el voto popular. Y llega ganando una elección histórica. Pocos lugares parecían en el Conurbano tan refractarios a una posible victoria de Cambiemos y sin embargo terminó con una hegemonía peronista de 60 años.

                                                                                                         b) Fue el virtual Ministro de Economía de la ciudad de Buenos Aires durante los últimos ocho años.

                                                                                                         c) Antes de su actividad pública trabajó 30 años en el sector privado dentro del Grupo Macri.


        Respecto a Aranguren esta es la primera diferencia de Grindetti. No es un ejecutivo ajeno convocado por sus capacidades técnicas. Es un hombre de la casa. En lo judicial y lo política su situación es la siguiente: En el primer aspecto sigue sosteniendo que la sociedad off shore de Panamá y las cuentas en Suiza no estuvieron activas. La respuesta, indican en Tribunales, carecería de la fuerza necesaria o de un conveniente poder aclaratorio. En el segundo punto el propio imputado indicó hoy que recibió el respaldo explícito del propio Presidente y de Horacio Rodriguez Larrerta. No es poco. El tema es que habría otros sectores que de manera reservada expresan otra estrategia: Los Panamá papers son un tema incómodo para el Gobierno, mejor que toda la investigación se concentre en el Intendente de Lanús y no que se expanda a otros posibles afectados. Esta es la posibilidad que razonablemente incomoda a Grindetti, ya desde el momento en que Elisa Carrio dijo "lo suyo no tiene explicación, siempre sospeché que era un corrupto"  Pregunta. Los respaldos que el intendente señala son los de mayor peso. Alcanza con eso o debe preocuparse por otras posiciones menos solidarias?  Segunda cuestión. Respecto a  Aranguren está claro que el Gobierno puede decir que no tiene nada que ver con cualquier historia previa de sus treinta años en Shell. Se sostiene la misma posición en el caso de Néstor Grindetti?