lunes, 18 de noviembre de 2019
   
 
22/06/2016
     
Otra verdad

Mas diferencias entre Mariana Zuvic y el radicalismo en el Parlasur. También con el Frente Renovador. Política para todos o solo para ricos?

   La diputada santacruceña por la Coalición Civica en el Parlamento del Mercosur sigue ampliando la grieta con  las representantes de la UCR Lilia Puig de Stubrin  y  María Luisa Storani. También chocó con la massista Gil Lozano, Agustín Rossi y otros

    El episodio de ayer fue en referencia a José López. Cuando todo indicaba que Cambiemos iba a votar junto con el propio kirchnerismo la expulsión del bloque, Zuvic modificó su voto junto al macrista Rodriguez Simón y no se consiguieron los dos tercios de los votos que habilitaban el despido. Storaní se enojó mucho con la decisión de su compañera y reclamó por tuiter volver a votar. La estrategia de Zuvic le fue explicada posteriormente: No queremos agotar el tema de las valijas en un solo dia. No lo echemos ya y sigamos con el tema en la agenda.  Storani y Puig, mas allá de no compartir la decisión y señalar que el Parlasur se merecia un gesto contundente de rechazo a una conducta delictual, siguen enojadas por no haber sido informadas nunca sobre la posición adoptada por sus dos compañeros.


   Gil Lozano, que también votó por la expulsión,  tiene otros reparos con la santacruceña "Nunca entiendo lo que hace. Llega con un Porsche, habla a los gritos de temas fuera de agenda y se va enseguida". Hacer hincapié en la condición económica de Zuvic no es casual. Es la esposa de Eduardo Costa, diputado radical también por Santa Cruz, dueño de una cadena de supermercados y titular de una de las mayores fortunas de la provincia.  Esta condición de mujer adinerada también es causa de otras viejas diferencias con Puig de Stubrin y Maria Luisa Storani. A comienzos de año, cuando se conformó el  Parlasur,  Zuvic y Rodriguez Simón fueron los principales propulsores del trabajo "ad honorem". Esto es no percibir salarios, solo viáticos para viajar a Montevideo a las reuniones semanales.

   El tema planteó la primera brecha. No entre Cambiemos y el FPV sino entre legisladores con recursos extraordinarios cómo la Zuvic y otra mayoría que necesitaba la dieta cómo es el caso de las diputadas radicales y  peronistas cómo  Agustín Rossi, otro gran disconforme con resignar el cobro de haberes. Paradojicamente, proponer la gratuidad del trabajo político tiene antecedentes que no habrán de ser cómodos para la diputdas. En el año 1994, durante el debate por la Reforma de la Constitución en Santa Fe, otra legisladora por Santa Cruz planteó el trabajar sin percibir un salario: era Cristina Fernández de Kirchner. Su propuesta fue denegada y la respuesta corrió por cuenta del doctor Raúl Alfonsín. 

    Joven, adinerada, linda y de lengua ácida. Hasta hace poco apenas se la conocía cómo una protegida de Elisa Carrió. Hoy, sembrando tempestades, Mariana Zuvic consolida su crecimiento mediático.