lunes, 18 de noviembre de 2019
   
 
14/06/2016
     
Otro reclamo

El radical Mario Negri, cómo Ernesto Sanz y otros, a favor de un diálogo con la oposición que facilite la aprobación de leyes fundamentales para Cambiemos. Los problemas para designar nuevos cortesanos. Energía, crisis irresuelta.

 " Yo no aconsejo a nadie, pero hubiese buscado un acuerdo de Gobernabilidad con el Frente Renovador para la peor transición que tiene la Argentina desde el 83 en adelante"

  La frase del titular del interbloque de Cambiemos  en Diputados (espacio que incluye al PRO, la Coalición Civica y la UCR) debería encender alguna luz amarilla en el Ejecutivo.  El mendocino Sanz tiene un discurso similar desde hace rato y la semana pasada insistió con el tema desde Brasil. En su caso habría alguna modificación con los interlocutores puesto que el el ex Senador habla de buscar coincidencias con Miguel Pichetto y el resto de la bancaca del FPV.

   Hasta aqui, sin embargo, el macrismo ha rechazado de plano cualquier negociación política con la oposición. Camino claramente inverso al que recorre María Eugenia Vidal en Buenos Aires, que desde el comienzo tiene un acuerdo macro con el massismo. En el Gobierno indican que Durán Barba y otros son los mas reacios a cualquier foto conjunta con el peronismo en cualquiera de sus versiones. La estrategia fue muy funcional para la victoria electoral del año pasado, pero lo que se discute ahora es la conveniencia de insistir en el método cuando los objetivos son otros:  gobernabilidad y  gestión.

   Los planteos de Negri y Sanza resultan muy razonables si se mira la coyuntura de Diputados y Senadores. En la Cámara Baja el oficialismo ha trabajado mucho en conjunto con el Frente Renovador y el Bloque PJ y eso le permitirá avanzar en el proyecto de aumento a los jubilados. El problema es que en paralelo Sergio Massa pidió ayer que el Gobierno de marcha atras con el aumento de tarifas. Para el Ejecutivo la opción es muy complicada. Si retrocede  -no hay indicios por ahora- pagará costos políticos altos y será compleja la situación de Aranguren. Si insiste multiplicará los reclamos sociales y judiciales y el pedido de Massa se irá ampliando a otros bloques parlamentarios. Esto es lo que trata de evitar la UCR buscando coincidencias mas amplias  " Un acuerdo marco permitiría negociar estas cuestiones. Sin esa herramienta cerramos un tema pero se abren tres o cuatro a la par"

  En Senadores pasa algo parecido con el voto a Rosatti y Rosenkranz. El Ejecutivo aspira a que el FPV avale  estos pliegos y después avanzar con el proyecto de una Corte de siete miembros. Que dice el peronismo? Que todo sea parte de la misma negociación. Caso contrario es posible que tengamos nuevos cortesanos y luego no se trate nunca mas el proyecto de Abal Medina y otros por ampliar el número de integrantes del Máximo Tribunal. Un marco global permitiría acuerdos mas amplios pero la decisión política todavía va en sentido contrario.

   El reclamo radical tiene dos sentidos: Por un lado favorecer una negociación mas abarcativa y no desgastarse de manera permanente con cada nuevo proyecto y siempre con resultados inciertos. Por el otro, abrir un canal de mayor participacion para su propio espacio.  "Cachi" Gutiérrez, diputado nacional y ex intendente de Pergamino, se quejó públicamente la semana pasada porque la UCR  no es escuchado en el marco de Cambiemos " Aquí se está muy atento a lo que pide Massa o lo que dice Carrió y nosotros no somos consultados. Este no es el camino." En este marco, se supone que una negociación con la oposición mas amplia también pemitiría un rol mas activo del socio mayoritario de la coalición de Gobierno