miércoles, 20 de noviembre de 2019
   
 
08/06/2016
     
Los adversarios

Tiene claro el Gobierno con quién se enfrenta en la pelea no terminada por las tarifas? No tiene mucho costo una disputa con clubes de barrio y centros culturales? El kirchnerismo y los dirigentes gremiales corridos del escenario.

   La semana pasada, trabajosamente, el Gobierno anunció un acuerdo con los Gobernadores de todo el país por el tema tarifas. Básicamente por los precios del Gas donde se retrocedió de aumentos del 1000 y 1500 por ciento para domicilios particulares y comercios respectivamente a 400 y 500%. En el medio, funcionarios de peso mentaron la posible renuncia de Aranguren y un par de oficialistas lo maltrataron públicamente. El Presidente, sin embargo, lo ratificó en plenitud el viernes antes del episodio médico.

  Durante esta semana de intensos frios no hubo reclamos nuevos de Gobernadores, básicamente patagónicos y el Gobierno supuso que la cuestión empezaba a encarrirlarse. Había retrocedido muchos y soportado críticas pero el aumento, altísismo pese a todo, se imponía. Sin embargo no habría linealidad. Primero aparecieron los recursos de amparo,  no ya en Chubut o Santa Cruz sino en San Martín, La Matanza o La Plata. En el primer caso fue una clínica y luego otro paraguas legal para seis clubles de barrio que soportaron aumentos de luz que llevaron la cuenta de 5000 a 26.000 pesos. Luego fue el territorio de Verónica Magario, donde una jueza expresó que cualquier aumento es inviable en la totalidad del distrito, que tiene mas de  1.000.000 de habitantes. Las sorpresas legales siguieron en La Plata, donde el juez Luis Arias dijo "No les pido, les ordeno a los ciudadanos que no paguen ningún aumento tarifario"

  El Gobierno en este caso apuesta, camino difícil, a que la Corte termine concentrando todas las presentaciones judiciales y que un fallo del máximo tribunal desestime tanta instancia reclamante.  La opción elegida es larga y sin certezas. Pero además hay otro problema central y es político:  El Gobierno no está en este caso pulseando contra Cristina Fernández o el kirchnerismo, devaluados en la consideración popular. Tampoco contra los gremios y la imagen desgastada de Moyano y otros. Aquí está confrontando con la gente misma. Con los chicos y con los padres, que números en la mano explican que no hay entidad  o colegio que sea viable con estas tarifas. El presidente de un club de Villa Ballester explicó hoy que la factura de luz paso de 5000 a 25.000 pesos un mes y 26.000 el otro. Tiene  mil socios. Quintuplicale la cuota para para poder pagar ? Imposible.


   Los responsables de cooperativas explican lo mismo. El encargado del hotel Bauen, hoy controlado por ex trabajadores, explicó que paso de 5.000 a 20.000 pesos la factura de luz y la de agua a  68.000: "Una empresa privada puede despedir y reducir costos, nosotros cómo hacemos?"

   Marcos Peña recomendó, mas allá de los amparos, pagar. No se vislumbra alguna otra negociación? Básicamente porque el tema judicial no se saldará rápido y porque tampoco parece convenirle al Gobierno, por imagen y humor social., está desigual pelea entre David y Goliath.  Rodrigo Alvarez, de Analytica, dijo hoy que el Gobierno se maneja en el tema con mucha "desprolijidad" y una ortodoxia que no se condice con lo que pasa en otras área de la economía. En el medio, que no es poco, la particular situación del Ministro Aranguren: Declaración de bienes reconociendo 16 millones de pesos en acciones de su ex empleador Shell, que no esta dispuesto a vender de ninguna manera. Explica que no habrá conflictos de intereses porque ,si aparece la empresa donde trabajó 40 años en alguna instancia de su gestión, no resolverá nada él sino su segundo. La respuesta no cierra para ningún umbral mínimo en materia de Etica Pública. Tampoco para otros integrantes del mismo equipo de Gobierno.