lunes, 18 de noviembre de 2019
   
 
27/05/2016
     
Inseguridad

La provincia no esconde datos en la materia y pero la multiplicidad de casos genera preocupación. Causas posibles. La situación de la fuerza. Peleas repetidas.

 "Los secuestros express son la paritaria de la Bonaerense" escribió alguien hoy en twitter con mucha ironía, oportunismo y una adecuada cuota de certeza. De ninguna manera está demasiado lejos de la verdad. Uno de los recientes secuestrados en las últimas horas indicó que en algún momento el rescate iba a ser pagado en Cabildo y General Paz. Es la puerta de acceso a Vicente Lopez y en ese preciso lugar cortaron un brazo del Metrobus para instalar un destacamento policial. Justo ahí van a cobrar la plata? No hay otro lugar con menos presencia policial? Tan errado es  imaginar que se elige ese sitio  porque la policiía va a estar mirando para otro lado?

-----------------------------

-- Como lo robaron señor?

-- Estaba detenido con mi auto, llegó un delincuente y me apuntó  con algo  que tenía cómo un rayo láser

-- Que raro! Tal vez era  de juguete. Ese tipo de armas solo las tiene la policía.

(La víctima, nerviosa, nunca pudo determinar si era una pistola verdadera o no. Solo recuerda que el ladrón tenía el pelo muy corto)

-----------------------------
  En materia de inseguridad hay tres cuestiones que son determinantes para una diagnóstico adecuado: 

                                                                                                                                                                                               a) Cantidad

                                                                                                                                                                                                b) Causas

                                                                                                                                                                                                 c) Soluciones posibles

   En el primer punto los números son bastante mayores ahora que el año pasado, pero Christian Ritondo dice que la administración anterior escamoteaba o escondía estadísticas y es un dato probable. A nivel percepción común el Gran Buenos Aires fue siempre peligroso en tiempos de Scioli y gestiones previas,  pero también es verdad que las policías municipales aportaron sobre el final mayor presencia y sensación de protección.

   El Secretario de Seguridad, cuando se encara el tema de la ola de secuestros y delitos, indica que desde comienzos de su gestión fueron dados de baja, por indisciplina y otros motivos, casi 1000 agentes de la Bonaerense. La Gobernadora Vidal, por su parte, empuja la obligatoriedad de la declaración jurada de bienes para todos los comisarios de la Fuerza. Ambos hechos no pueden escindirse del crecimiento delictual. En el caso de los cesanteados no sería la primera ni la última vez que efectivos sancionados salten de imnediato al otro lado del mostrador. Respecto a revisar o no sus ingresos está claro que incomoda a la mayoría y por lo tanto tampoco sería difícil explicar cierta laxitud a la hora de controlar o pelear contra el delito organizado.

  El tercer punto siempre ha sido el más difícil. Pero se partiría de dos cuestiones centrales : 1) Lograr la mayor unidad de gestión posible con la
Metropolitana, Federal, Prefectura y Gendarmería, hecho que hasta aquí no se ha consolidado según lo esperado.

                                                                                                                                                                          2) Seguir investigando dentro de la  institución cuanto pueden haber influído medidas internas en el crecimiento de la ola de delitos. Nadie cree en las casualidades.