miércoles, 20 de noviembre de 2019
   
 
23/05/2016
     
Reforma política

El Gobierno, con lógica, intenta correr la agenda de los económico y social y presenta los primeros datos sobre posibles cambios electorales. Congreso complicado. Voto electrónico si. Eliminación de las PASO mucho mas complejo.

   Para incomodidad del Gobierno, durante  un mes la Ley contra Despidos ocupó gran parte de la agenda política y gremial del país y terminó con una derrota de Cambiemos en el Congreso y el posterior veto presidencial. Es natural que se busque instalar otros temas y habrá que ver si el debate sobre los mismos logra correr el eje sobre cuestiones mas urgentes cómo la inflación y el desempleo. 

   Lo trascendido se basa en dos items a nivel nacional y un agregado para la provincia de Buenos Aires: Voto electrónico, eliminación de las PASO obligatorias y relección solo por una vez en el territorio gobernado por María Eugenia Vidal. El punto uno puede tener rápido acuerdo y ya hay antecedentes varios (Salta y Capital por ejemplo) sobre sus ventajas y formas de instrumentación. No parecería difícil lograr entre la oposición los votos necesarios para una reforma anticipada y esperable después de episodios cómo los de Tucumán el año pasado. El primer ensayo nacional podría ser en las generales del año que viene.

    Los cambiós en las PASO parecen mucho menos sencillos. El argumento para eliminar su obligatoriedad (Primarias abiertas, simultáneas y obligatorias) tampoco es un compendio de solidez: No queremos que la gente tenga que votar tantas veces en un año. La cuestión hace referencia a calendarios electorales sin unificar donde se termina  yenda al cuarto oscuro hasta seis veces entre primarias y generales.

   El peronismo y el Frente Renovador ya anticiparon que no están de acuerdo con esta modificación y tienen motivos lógicos. La primaria ordena la interna partidaria y fortalece al ganador. El oficialismo no tiene esta necesidad porque sus liderazgos ya están confirmados y definidos. Sergio Massa, por ejemplo, se imagina liderando un espacio lo mas amplio posible para enfrentar a Cambiemos y la mejor plataforma es ser el resultado de la Primaria mas competitiva. El peronismo en tanto, atomizado y con una dirigencia muy provisional, también sabe que la PASO es el camino ideal para legitimar y fortalecer cualquier candidatura.

 Sin acompañamiento del PJ y el massismo  - o parte de ellos - cualquier reforma electoral parece imposible. Quién trabaja especificamente en el tema es Adrián Pérez, ex lilito y ex Frente Renovador. Su estrategia no está al margen del debate que también se inicia ahora en la provincia de Buenos Aires. Ya en tiempos de campaña Sergio Massa anunció su propósito  de terminar con las reelecciones indefinidas de los intendentes de la provincia. Hubo corcoveos entre propios y ajenos pero el tema parece tener hoy un consenso importante dentro de casi todas las expresiones políticas  que discutirán el punto en el Congreso de La Plata.  Puede haber alguna coincidencia mayor entre el Gobierno nacional y el massismo si se avanza en  la Provincia? Podría aceptar el Frente Renovador dejar de lado la obligatoriedad en las PASO si tiene respaldo para su proyecto sobre los intendentes? En Tigre dicen que son negociaciones por carrriles separados.

  A nivel político es cierto que Ernesto Sanz habla mucho con Miguel Pichetto y este podría ser un camino. Pero también es verdad que, extrañamente, ayer José Luis Gioja maltrató como nunca al presidente Macri por el veto del viernes y que las cosas no quedaron bien entre Cambienos y el Frente Renovador treas el fracaso de Massa por impulsar un proyecto Pro Pyme. El momento no parece el ideal pero es entendible la movida del Gobierno. Mas allá del resultado, siempre es mejor debatir públicamente estos temas que hacerlo sobre vetos y despides. Si la reforma sale, mejor.  Caso contrario. habremos corrido por un rato del escenario principal cuestiones mas sensibles y de mayor complejidad para resolver.