lunes, 18 de noviembre de 2019
   
 
28/04/2016
     
Enfriamiento

Luciano Laspina fue muy claro en expresar la posición del Gobierno en Diputados a la hora de tratar la Ley contra Despidos: "No hay ningún apuro, hay otras prioridades". Saben que estan en minoría y resulta muy complejo introducir cambios. Presión opositora. La relatividad del veto.

 " El próximo 3 de mayo la comisión de Presupuesto y Hacienda se va a reunir para tratar la rebaja en el IVA a los alimentos para jubilados  y  mas adelante tiene previsto invitar al Ministro Triaca para que exponga sobre la situación del mercado laboral. Esa es nuestra agenda, vayamos paso a paso"    Cambiemos sabe que en este momento todos miran lo que puede pasar en Diputados con la Ley contra Despidos que anoche tuvo media sanción en Senadores. Y aquí tampoco la situación del oficialismo es ventajosa, por eso la estrategia es la siguiente:

           a) Si se pueden introducir cambios mejor, pero parece improbable puesto que el Frente Renovador no quiere aparecer confrontando contra las cinco centrales gremiales y lo mismo ocurre con el bloque PJ de Diego Bossio, que dijo "ya los ayudamos en el acuerdo con los holdouts, esto es otra cosa"

          b) Si no hay margen para introducir modificaciones el camino que queda es dilatar su tratamiento y en ese marco se entienden las declaraciones de Laspina.

       Tal estrategia, sin embargo, no podrá ser eterna. Puede demorar la llegada al recinto una semana o dos pero no de manera indefinida. Si la morosidad se prolonga la oposición puede convocar a una Sesión especial y la cuestión puede ser doblemente gravosa para Cambiemos.

   El Presidente de Presupuesto y Hacienda dijo también que en Diputados hay muchas diferencias entre los proyectos y que por eso no podía apurarse su debate. Es cierto que la norma elaborada por Alberto Roberti es mas rígida que la votada en Senadores y que parte del massismo tenía otra que protegía a las Pymes  de manera explicita, pero también es verdad que en los últimos dias se avanzo consensuando una idea: votemos lo que viene de la Cámar Alta  y aceleremos el tratamiento del tema.

   Luciano Laspina no quiso hablar todavía del posible veto presidencial  pero el punto puede implicar otro problema para el Ejecutivo. En el Senado el proyecto fue votado por 2/3 de los presente y el detalle es clave. Si el Presidente veta luego de su sanción en Diputados, los 2/3 habilitan al Senado a insistir y en tal caso el proyecto se convierte en Ley, mas allá de la voluntad del Ejecutivo.

   El escenario no es cómodo para el Gobierno. Utilizará el veto el Presidente si corre el riesgo de quedar desairado por la insistencia del Senado? El oficialismo sabe que cualquier decisión tiene costos y por eso apuesta al difícil congelamiento del tema.