lunes, 18 de noviembre de 2019
   
 
25/04/2016
     
Lejos

Reclamos por aumento de tarifas que complican la actividad industrial y convocatorias kirchneristas separan caminos del Gobierno Nacional y Santa Fe

   El Gobierno Nacional, con muy escasas Gobernaciones propias, trata de sostener el mejor vínculo posible con las demas y hasta aquí no le ha ido mal. El voto en el Senado al acuerdo con los holdouts, con nutrido respaldo de las provincias,  es prueba de ello. La estrategia con Santa Fe, sin embargo, no funciona.
   
   Miguel Lifschitz nunca fue demasiado elogioso para ninguna medida de Cambiemos  y además tres hechos marcaron distancia:

     a) El fin de semana pasada se publicaron datos de Rosario donde se indicaba que la caída del consumo el último mes había superado el 25%, número que pareció excesivo en Balcarce 50

     b)  Hace 20 dias, sin respuestas positivas, el propio Gobernador le trasladó al Ministro de Energía su profunda preocupación por tres empresas líderes de la provincia ( Milkaut, Frigorífico Recreo y Bahco herramientas) que habían multiplicado por cuatro o por cinco sus facturas de luz y  no podían afrontar dichos costos.

      c) A comienzos de mes fue invitada a Santa Fe para hablar sobre la coyuntura Mercedes Marcó del Pont, ex titular del Banco Central. La convocatoria puede ser entendida en el marco de la pluralidad, pero tampoco sirvió para acercar a macristas y socialistas.

    Las diferencias no son nuevas. Nunca hubo empatía y la distancia se fue acentuando a partir de dos elecciones muy peleadas donde primero Bonfatti y luego el propio Lifschitz postergaron a Del Sel por un puñado de votos.  Ninguna relación en política es irreversible, pero ya varios estiman que la gestión del actual embajador en Panamá deberá ser corta: electoralmente siempre complicó a los socialistas.