miércoles, 20 de noviembre de 2019
   
 
14/04/2016
     
Tres peronismos

Desde ayer quedó claro que la opción de una Cristina retirada no existe. Su regreso multiplica la posibilidad de divisiones en el PJ y aleja un poco mas a Massa. Una oposición dividida resulta también un dato muy tranquilizador para Mauricio Macri.

   Se terminó el sueño de una calma jubilación de CFK en Calafate y cruje el reordenamiento del partido de la mano de Gioja y Scioli. 
    La apuesta de la estructura orgánica del peronismo (gobernadores, intendentes, mayoría de senadores y muchos diputados) era darse una conducción mas horizontal con espacio para discutir posiciones y sin la obediencia debida cómo una constante que baja del Ejecutivo. Ese era el reclamo principal y por lo menos hasta aqui no había cuestionamientos ideológicos para con Cristina Fernández. El capital acumulado en el sostenimiento de este esquema no fue poco en el último mes. Casi todos adentro menos Capitanich, Agustín Rossi y La Cámpora, que no aceptaron integrarse a un espacio  no liderado claramente por CFK.

   El santafesino ex Jefe de Bloque del FPV, sin embargo, dice que las diferencias entre ellos y el PJ oficial son mas profundas: "Ellos  funcionan cómo un partido de Gobierno. Son socios de Macri y convalidan las peores leyes. Gioja ni apareció por Comodoro Py" Y agregó "Además es gente sin memoria. Gobernó San Juan 12 años por el apoyo de Néstor y Cristina, Urtubey ganó en Salta por el apoyo del Gobierno Nacional de ese momento y todo lo que hizo Bossio fue de la mano de la ex presidenta"

   Con este nivel de confrontación de hoy la unidad de mañana parece imposible. Nadie  avanza ahora en ese debate porque falta mucho,  pero es mas factible pensar en la estructura del PJ de un lado y el kirchnerismo en la vereda de enfrente.  Intendentes y Gobernadores sostendrán el primer armado y la estrategia de los segundos será la relación directa de la ex presidenta con la Gente, mas allá de la intermediación de la dirigencia. La unidad de ambos sectores solo sería posible con un retorno de Gioja y los demás al funcionamiento previo al 10 de diciembre: todo el poder a Cristina. Y esta etapa la gran mayoría la considera superada.

   El carácter dialoguista del sanjuanino y de Scioli permitió el regreso a la ultima reunión del peronismo del puntano Adolfo Rodriguez Saa y del pampeano Verna, alejados de este ámbito hace mucho por diferencias con los Kirchner. El operativo regreso apuntaba próximamente a  José Manuel De la Sota. Con Sergio Massa, por lo  menos en superficie no había habido contactos hasta aqui pero Gioja dijo siempre los últ imos meses que quería "puertas abiertas para todo el mundo". El regreso de Cristina, por supesto, pone un paréntesis en el caso de San Luis y La Pampa y también congela por un rato largo cualquier posible acercamiento con el Frente Renovador.

   La ex presidenta, ratificando lo expuesto ayer, se reunió hoy con el bloque de diputados del FPV que encabeza Héctor Recalde, su pata mas cercana a nivel institucional. Nada se resolverá abruptamente y ni siquiera el mes que viene, pero está claro que cómo nunca antes el peronismo puede terminar partido entre un cristinismo mas combativo, el PJ mas cercano al diálogo institucional y el ya escindido espacio de Sergio Massa. 

   Pese a la incomodidad de ayer, esta posible división resulta un buen dato para el oficialismo. Siempre es mas sencillo enfrentar a un adversario con tres cabezas que a una conducción unificada. Y tampoco será menor el rol del macrismo en el mayor desarrollo o no de las tres formas de oposición: En un escenario desfavorable, con inflación y menos trabajo crecerá el discurso combativo del kirchnerismo; Si los pronósticos aciertan y el año que viene se inicia una etapa de mayor bonanza, los moderados habrán de posicionarse  mejor ante la sociedad.