miércoles, 20 de noviembre de 2019
   
 
12/04/2016
     
¿Solo charla?

Mauricio Macri recibe mañana en Gobierno a las tres CGT: Moyano, Calo y Barrionuevo. Trata de desactivar la gran convocatoria que preparan junto a las dos CTA para el próximo 29. El Ejecutivo tiene alguna oferta sorpresa o la apuesta es apenas a fortalecer el diálogo?

 
        Las cinco centrales sindicales manejaban tres alternativas para el próximo 29 y hasta aqui parece que se impone la de mayor peso politico: Concentración frente al Congreso. Es la que pretendían Hugo Yaski, Pablo Micheli y moyanistas cómo Omar Plaini. Las otras opciones eran un acto frente al Monumento al Trabajo en Paseo Colón (convocatoria de menor tamaño) o en  una cancha (Huracán o Ferro) mas confiable a la hora de  organizar la seguridad correspondiente. El acto de fin de mes llegará en un marco particularmente convulsionado: Un gremio clave cómo la UOM dijo ayer que pretende un 35 % para cerrar la paritaria anual y en la provincia de Buenos Aires y el resto del país se multiplican reclamos de estatales (médicos, judiciales, personal policial) disconformes con las alzas salariales propuestas por distintos Gobernadores, sean del FPV, Cambiemos o independientes. En el medio, los tarifazos de luz, agua, gas y transportes que afectan a todos pero básicamente a trabajadores del conurbano bonaerense.

   La reunión de mañana fue bordada trabajosamente por Jorge Triaca, para quién tuvo conceptos muy elogiosos el veterano Carlos West Ocampo en el primer reconocimiento cegetista hacia el Ministro de Trabajo, que hasta aquí a tenido poco o ningún margen para evitar despidos o suspensiones.  Lo que no está claro es si el Gobierno oficializará algún gesto concreto  tratando de amortiguar dos hechos que preocupan: El acto anunciado y el Proyecto para suspender despidos por un año. Este último avanza con muchas coincidencias entre massistas, el FPV, Diego Bossio y la izquierda y pretenden tratarlo en Comisión lo mas pronto posible. Emilio Monzó seguramente intentará dilatar el trámite porque Cambiemos está en franca minoría ante al acuerdo opositor, pero tampoco se puede frenar para siempre la natural dinámica parlamentaria.

  La carta oficial, posiblemente, sea confirmar un auxilio muy importante (2. 700 millones) para las Obras Sociales sindicales cómo parte de una abultada deuda del Estado a los Gremios. El punto es bien recibido porque el atraso ha generado inconvenientes de peso  con las prestaciones, pero habrá que ver si alcanza para morigerar alguno de los puntos en cuestión. No parece sencillo porque en el heterógeno mapa gremial hay dos situaciones que no se saldan solo con mas fondos para la salud:
     
                                                                                                          ----- a) Régimen de Ganancias. Moyano en particular fue el que mas aposto a que este Gobierno introdujera los cambios reclamos y sigue muy disconforme con lo dispuesto en la materia.

                                                                                                          ----- b) Despidos de Estatales. La conducción gremial entiende que mas de 10.000 agentes cesanteados sobrepasa notoriamente la anunciada intención inicial de sancionar solo a aquellos que cobraban sin poder justificar su rol dentro de alguna dependencia del Estado.
 

  Hay algún anuncio sorpresa adicional en marcha? Difícil, nadie sabe nada hasta el momento. Pero esta claro que solo alguna novedad muy explícita en la materia podría servir para amortiguar los efectos del acto que se viene y no acelerar el tratamiento de la Ley contra Despidos.