lunes, 18 de noviembre de 2019
   
 
11/04/2016
     
Gana tiempo

Las causas judiciales (Dólar Futuro, Hotesur, Los Sauces) incomodan y preocupan a CFK pero también es cierto que en términos políticos tanto reclamo tribunalicio demora el camino de alejamiento de su figura que intentaba gran parte del peronismo. La oposición de Agustín Rossi.

     Sin ampulosidades, gran parte de los Gobernadores, Diputados y Senadores del PJ apuestan fuerte y silenciosamente al fin de ciclo de la ex Presidenta.  La conducción del partido a la que aspiran es un modelo en ese sentido: Gioja y Scioli. Los dos básicamente dialoguistas porque lo que se pretende es  horizontalidad en la conducción y punto final para cualquier esquema donde alquien manda  y los demás obedecen. 

    Los militantes de esta idea nunca dirán nada públicamente en contra de ella, pero también está muy claro que las formas y estilos conocidos terminaron el 10 de diciembre. Si La Cámpora pretende sumarse cómo un espacio más no habrá ningún inconvenientes. Liderazgos con escasa o nula base de sustentación, no. Esta mirada es prácticamente de  todo el peronismo, incluyendo organizaciones  sociales cómo el Movimiento Evita y la dirigencia gremial. Solo se quedaron afuera los integrantes de la agrupación que encabeza Máximo Kirchner y dirigentes cómo Agustín Rossi o Juliana Di Tullio.

   El proceso de alejamiento del kirchnerismo, sin embargo, marca obligatoriamente un parate incómodo para los promotores del exilio de la patria cristinista. La convocatoria de Claudio Bonadío  no es todo lo sólida que podía esperarse (hasta Federico Pinedo, autor de la denuncia,dijo que nunca imaginó que esto podría afectar a la ex Presidenta de manera personal) y por lo tanto es casi forzoso abroquelarse en su defensa.  Para el cristinismo no hay casualidades en esta urgencia de la Justicia: La aparición de Macri en los Panamá Papers y la situación económica ( inflación, tarifazos) explican sin disimulo la necesidad de avanzar con celeridad en causas diversas que involucren a ex funcionarios del Gobierno anterior.

   Nadie en el Peronismo  está dispuesto hoy a enarbolar algún tipo de defensa por Ricardo Jaime o Lázaro Báez pero también está muy claro que la situación de la ex Presidenta es otra cosa. 

 La citación del miércoles todavía no está firme. Pero mas allá de ello nadie puede quedarse al margen de la situación y regalarle el respaldo público a Martín Sabbatella y el kirchnerismo duro: "La concentración será multitudinaria" dijo esta mañana Agustín Rossi. 

   Que pasará dentro de un par de meses? Está dicho que la causa por venta de dólar a futuro es la más floja de todas para pensar en un eventual procesamiento de ella. No sucede lo mismo con las causas Hotesur y Los Sauces.  En estas instancias también habrá defensa a ultranza de CFK? No está definido.  Paso a Paso. Por ahora queda claro que la convocatoria Judicial desacelera la distancia que pretendían poner en el PJ entre Cristina y  ellos. La idea de empezar un progresivo alejamiento del kirchnerismo y retormar banderas mas clásicas del PJ  deberá neutralizarse por un tiempo.

   Puede aprovechar el cristinismo este oxígeno que le brinda la convocatoria de Bonadío? No es sencillo. Su ex Ministro de Defensa dijo que siempre estará en contra de un peronismo que quiera parecerse a "a la social democracia" y pretende que el partido adopte las posiciones mas duras ante el oficialismo. Este enfoque, por ahora, parece no ser mayoritario y la reciente votación a favor del acuerdo con los holdouts es un ejemplo rotundo de este cambio de perspectiva. 

    Síntesis: CFK cada vez mas rodeado en términos judiciales pero también con un poco mas de aire político dentro del partido cómo resultado de la propia  situación.