lunes, 18 de noviembre de 2019
   
 
05/04/2016
     
Unidad

El peronismo anunció esta tarde que tiene fórmula para la conducción partidaria: José Luis Gioja- Daniel Scioli. La Cámpora se quedó afuera y Capitanich cuestiona el marco legal de la convocatoria. Apoyo importante de casi todo el país.

 
   Habrá que sortear todavía posibles escarceos judiciales y no se conoce aún la opinión  del cristinismo sobre el tema, pero esta tarde el PJ dio un paso muy importante para su organización en esta etapa post derrota del año pasado. El ex Gobernador del Chaco siempre quiso encabezar esta etapa de transición y el anuncio posiblemente potencie sus impugnaciones ante Servini de Cubría. De todos modos no le resultará sencillo: el capital político mostrado por los convocantes (Gobernadores, intendentes, Diputados, Senadores, dirigentes gremiales) parece sólido y plural. La Campora no tendría en este esquema lugares significativos pero todavía no se conoce ningún reclamo público.

   José Luis Gioja hace mucho tiempo que trabaja para este armado donde el primer objetivo ha sido siempre tratar de lograr la compleja unidad de un partido muy heterogéneo donde conviven desde Pichetto a Máximo y  Urtubey con Diana Conti, Kunkel y la dirigencia gremial. La convivencia nunca será sencilla. En Diputados no se consiguió y la fragilidad del bloque de Senadores es notoria. El Sanjuanino sabe que no lo espera un lecho de rosas pero también es muy claro cuando dice que es el único camino posible para intentar un retorno a tiempos mejores: "Si nos dividimos, el único que gana es Mauricio" Sus intentos por cobijar dentro de la estructura partidaria a la mayor cantidad de dirigentes posibles es explícita. Esto incluye al peronismo cordobés de De la Sota y Schiaretti. Sergio Massa?  No se habló del tema formalmente y parece un poco mas complicado.

  El ex Gobernador sanjuanino, gran impulsor del desarrollo minero en sus tres mandatos a cargo del Ejecutivo, tiene 66 años y todavía padece secuelas de una caida de  un helicóptero hace mas de dos años donde casi pierde la vida. Dice que no tiene aspiraciones presidenciales y el dato facilitó su postulación entre la dirigencia pejotista. La postulación de su segundo no fue sencilla. El gobernador de Salta lo rechazó por ser  "la cara de la derrota del año pasado" pero no hay conducción posible sin la provincia de Buenos Aires y  Scioli sigue siendo el apellido síntesis de un peronismo mucho mas golpeado que en otros distritos tras la histórica victoria de María Eugenia Vidal.

   Faltan mas designaciones pero ya se indicó que uno de los vices será el metalúrgico Antonio Caló. Si la fórmula Gioja - Scioli termina confirmandosé como lista única a partir del próximo 8 de mayo uno de los grandes derrotados será Jorge Capitanich, que intentó convertirse en titular del partido a partir del respaldo de la ex presidenta y La Cámpora pero nunca logró avales ni apoyos suficientes. Para el cristinismo, notoriamente preocupado por la agenda judicial, tampoco quedan demasiadas opciones: puede haber malestar por la falta de espacios, pero mucho mas riesgoso es romper con un peronismo que parece haber logrado un mas que aceptable nivel de unidad partidaria después de la dura derrota frente a Cambiemos.