lunes, 11 de noviembre de 2019
   
 
31/03/2016
     
Muy juntos

Toda la oposición y las cinco centrales sindicales juntas. La foto es preocupante para el Gobierno pero no será sencillo que avancen en Ganancias y Ley contra Despidos. Otra vez será clave el rol de los Gobernadores. Resistencia empresaria.


   La imagen es la menos deseada para el Ejecutivo. A cien dias de Gobierno ya se juntaron para trabajar leyes comunes las cinco centrales sindicales y toda la oposicióna parlamentaria. Tanta cercanía gremial no se registra hace años. En sus inicios Néstor Kirchner tuvo a su lado a Hugo Moyano durante años y luego Antonio Caló cumplió el mismo rol en el segundo mandato de CFK. No fueron los únicos. La CTA de Yaski también acompaño la decada larga del FPV en el poder.

    Lo de ayer es muy llamativo en términos políticos y gremiales. Algo no se está haciendo o se hace mal para que compartan una misma mesa desde Victoria Donda a Barrionuevo o el  "Momo" Venegas con Pablo Micheli. Mas aún, un hombre del oficialismo como Eduardo Amadeo reconoció hoy que "los reclamos me parecen inobjetables"

   La explicación a tanta convocatoria, donde presidió Margarita Stoliber y Sergio Massa trabajó mucho para convertirse en el principal beneficiario del encuentro, no es una sola. Hay cuestiones operativas y otras estructurales. La primera es el apagado rol del Ministerio de Trabajo, con escasa o nula presencia en conflictos gremiales que se multiplican y nulas soluciones a mano en  algunos de los casos. Ni siquiera la histórica herramienta de la "conciliación obligatoria" aparece a veces para abrir una ventana de tiempo que permita encarrilar conflictos.

   La segunda es mas profunda y tiene que ver con el tema económico. La inflación de los primeros tres meses del año es mal alta de lo previsto y varias estimaciones (Miguel Angel Broda y Miguel Bein, por ejemplo) hablan de una caída del PBI para este año de alrededor del 1,5. Con este escenario se complejizan los acuerdos paritarios, se enfría la economía y  empiezan los anuncios de suspensiones y despidos.  En este marco la amplia convocatoria de ayer no resulta tan llamativa.


    Lo acordado primariamente fue trabajar una ley que evite despidos (también la variante de determinar una doble indemnización en caso de producirse) y otra que apunte a elevar el mínimo no imponible de Ganancias.  Coincidir una concurrencia tan heterogéna en dos proyectos cómo estos es una clara señal de alarma para el Gobierno.  El FPV de Recalade, Massa, el bloque de Bossio, Stolbizer, el socialismo y diputadas cómo Donda, juntos, pueden conseguir quorum y aprobar estos proyectos en Diputados con relativa facilidad. En Comisiones puede haber alguna diferencia con la letra chica entre tanto sector diverso, pero el número para incomodar al modesto bloque de Cambiemos está claro que lo tienen.

   Sin embargo, nada será automático en este Congreso versión 2016 ni tampoco tan previsible luego que 26 Senadores hasta ayer muy cristinistas votaran anoche el proyecto de acuerdo con los holdouts del Ejecutivo.  La pregunta obligada es  si la Cámara Alta y los Gobernadores del PJ acompañarían de manera tan sencilla un aumento de Ganancias y la respuesta es negativa. Ya lo dijo Rodolfo Urutubey. Ganancias es un impuesto que se coparticipa y si se recauda menos se deterioran los ingresos provinciales. También lo reconoció el massista Marco Lavagna, que sin embargo dijo que esa pérdida podría compensarse con mayor actividad económica producto de que haya un poco mas de plata en el bolsillo de la gente. No hay nada definido y menos una respuesta en conjunto de nadie. Pero no sería nada extraño que toda la oposición se junte en Diputados votando dos leyes que incomodarían a Macri y el Senado las frene o modifique en la Camara Alta.

   El sector empresario por supuesto que no comparte ningún proyecto que limite o encarezca despidos y seguramente empezará a darse alguna estrategia si la norma avanza y empieza el debate en Comisiones. Parlamentariamente seria muy factible su tratamiento en Diputados pero mas complejo que se apruebe en Senadores.