martes, 19 de noviembre de 2019
   
 
29/03/2016
     
Prudencia

Es cierto, la CGT anuncia una marcha para el mes que viene y su posible unificación para agosto. Pero también es verdad que trata de morigerar su nivel de conflictividad con el Gobierno. Impuesto a las Ganancias, la pelea que se viene en el Congreso.

   Los títulos son preocupantes para el Gobierno de Mauricio Macri:  Acto o marcha conjunta de las organizaciones gremiales para el 29 de abril y muy posible reunificación para el próximo mes de agosto.  La concentración previa al 1 de mayo servirá como canalización de reclamos que se multiplican al cabo de los primeros 100 dias de gestión.  A las conocidas protestas por despidos de Estatales, concentrados en ATE y CTA, se suman reclamos de bancarios, construcción, SMATA y UOM que razonablemente aguardaban un respaldo orgánico de las conducciones de Moyano y Caló.

     Sin embargo,  hay que decir también que las conducciones gremiales siguen sosteniendo un discurso prudente. Cuestionan las soluciones express que llegaron para el campo y la minería y discrepan con lo poco conseguido con Ganancias pero no hay desbordes verbales. Y además anuncian sus medidas de fuerza con suficiente anticipación cómo para poder buscar alguna solución en el camino. Un mes para el primer acto conjunto de protesta no es poco tiempo. Reflejo de esa postura cuidadosa a la hora de manejar la relación con el Gobierno son  las definiciones esta mañana de Juan Carlos Schimdt, que no quiso mencionar ninguna cifra de crecimiento del desempleo o índice de inflación que pudiese profundizar las diferencias.  Sobre este punto digamos que ya han aparecido los primeros números sobre el aumento de costo de vida en marzo. FIEL calcula alrededor de un 3 % y el equipo técnico de Libres del Sur (Tumini - Victoria Donda) anunció una inflación superior al 4%.

    La posición cuidadosa de la CGT respecto al actual momento económico tiene límites. Para Schimdt  "es un poco voluntarioso suponer que tras el arreglo con los holdouts llegarán rápido las inversiones y el crecimiento" pero aguardarán a la segunda mitad del año para definiciones mas contundentes. Precisamente por eso agosto es el mes elegido para la factible unificación.

   Elevar el MInimo no Imponible de Ganancias es el viejo reclamo gremial desde tiempos de CFK y los retoques de Prat Gay y Macri  conformaron mas nada que poco. Por eso comienza hoy en Diputados un avance sobre el tema con claro respaldo gremial. La idea es elaborar un proyecto donde puedan unificar posiciones el FPV, Massa, Diego Bossio y su bloque, independientes cómo el petrolero Roberti y otros. Si el acuerdo llega es muy posible que tengan quorum suficiente y número para aprobar cambios en Diputados, lo que representaría un golpe importante para el Ejecutivo que pretende que Ganancias quede tal cual está hasta el año que viene. 

   Lo que no está claro es que sucederá en el Senado con un proyecto de este tipo, que  es bueno para los trabajadores pero le resta recursos a las provincias por tratarse de un impuesto coparticipable. Cuál será la posición de los Gobernadores? Actuarán como en el acuerdo con los holdouts donde privilegian necesidades propias  a la disciplina partidaria o acompañarán el reclamo de los diputados? Para ellos el dilema es el siguiente: Mas se eleva el mínimo, menos pagan Ganancias. Menos pagan, menos recursos a coparticipar. Si el proyecto avanza en la Cámara Baja, hecho muy posible, encontrará otra vez el Gobierno en los Gobernadores un impensado aliado para frenar el principal reclamo cegetista?