martes, 19 de noviembre de 2019
   
 
28/03/2016
     
Tratado

Julio Cobos ratificó que el Gobierno estudia la firma de un Acuerdo de Libre Comercio con EEUU. Primeramente se intentará revitalizar el Mercosur. Oposición critica. Los costos de experiencias similares.

   El mendocino es el titular de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado y habla con conocimiento de causa:  El Gobierno de Cambiemos introducirá en la agenda parlamentaria y política, mas temprano que tarde,  la negociación con los EEUU por un acuerdo bilateral de libre comercio:"Lo tiene con Chile -dijo- y es natural que busque uno similar con la Argentina" No fue el único que se manifestó en ese sentido. El fin de semana, pero de manera menos explícita, un par de embajadores argentinos dijeron que el Tratado ha sido un tema prioritario y fundamental en la visita del presidente americano. La diplomacia argentina no tiene un único punto de vista sobre distintas cuestiones, pero si fue llamativa la posición del ex canciller Caputo cuando fue consultado sobre los beneficios que tuvo la Argentina en los 90´ de las "relaciones carnales" con EEUU: "Ninguno" dijo el ex Ministro de Raúl Alfonsín, que de todos modos reivindicó el encuentro de Macri y Obama cómo la "manera mas adecuada de revincularnos con el mundo y abandonar el aislamiento  internacional".

     Julio Cobos señaló también que, previamente, se trabajará para recuperar el Mercosur, tema que no resultará nada sencillo en la coyuntura por la grave crisis política y económica de Brasil. Sobre el tema, por ejemplo, dijo hoy Dante Sica " La pérdida de mercados en el sector automotriz es irremplazable y hay que tener en cuenta que ese era el destino de mas del 50 % de nuestras exportaciones"

   Mas allá de cómo resulte este intento por recuperar el vinculo comercial con Brasil, Uruguay y Paraguay la idea es instalar luego en la Agenda parlamentaria el Acuerdo bilateral con EEUU. En el tema el Gobierno sabe que tiene dos oposiciones muy explícitas:

         a) Los gremios. Las tres CGT y las dos CTA, sin diferencias, rechazan el Tratado por conocidas historias  en otros paises donde siempre  se terminó afectando los puestos de trabajo.

         b) Diputados y Senadores del FPV. Básicamente por motivos similares a los aducidos por las centrales obreras pero también por otra cuestión relevante en materia de politica exterior: Muy posiblemente, de aprobarse, termine afectando la relación gestada por Argentina con otros países de la región en los últimos diez años.

     Junto a esta posición pública de gremios y legisladores aparece también otro sector reacio y es la Iglesia, convencida que estos acuerdos,  a partir de la supresión de puestos de trabajo,  profundizan políticas de exclusión en la región.

     Mas allá de este panorama, luego  de la victoria por el acuerdo con los holdouts en Diputados y de lo que viene esta semana en el Senado,  el Gobierno sabe que ninguna oposición es tan fiera cómo parece. En los bloques de legisladores crecen grietas con mas prontitud de lo imaginado, Moyano y Yasky no son lo mismo, Barrionuevo y Micheli igual  y la Iglesia tampoco es un solo bloque siempre homogeneo y tan decisivo a la hora de definir un voto.  Cómo en otras oportunidades, si hay debate por el Tratado a mediados de año, el marco politico y económico que lo rodee será fundamental: Si la inflación esté a la baja y se empiecen a recuperar puestos de trabajo será mucho mas factible que en un escenario con aumento de precios y  nula demanda laboral.



.