lunes, 18 de noviembre de 2019
   
 
17/03/2016
     
Con reservas

Buenas y malas para el Gobierno en el Senado. Apoyo de misioneros y santiagueños pero también reclamos puntuales de Rodriguez Saa y Pino Solanas. Riesgos de un regreso a Diputados

    La primera jornada en la Cámara Alta trajo dos muy buenos anuncios para el oficialismo pero todavía no alcanza para poder repetir la victoria del martes en Diputados.  Los representantes de Misiones anticiparon que acompañaran en conjunto el acuerdo y lo mismo sucedió con los tres Senadores de Santiago del Estero.

    La historia reciente explica en parte la posición de estas dos provincias. Los últimos años ambas fueron muy kirchnerista pero ambas tienen un común origen radical y el detalle facilita el entendimiento con Cambiemos. Zamora, por ejemplo, ganó su primera elección en Santiago del Estero siendo  el titular  de la UCR y recién mas tarde anudó una estrecha alianza con el kirchnerismo que duró hasta diciempre del año pasado. En Misiones,  Maurice Closs y el actual Gobernador Passalacqua fueron con anterioridad  largos años conducción de la Juventud Radical. 

     Estos seis votos del FPV son escenciales para que el oficialismo se acerque a los 37 que necesita para transformar en ley el acuerdo ya votado en Diputados. Para alcanzar ese número Cambiemos hace el siguiente cálculo 29 propios y 8 del bloque de Pichetto. Si Misiones y Santiago del Estero aportan 6, el objetivo esta muy cerca. Mas todavía si consiguen persuadir a la sanjuanina Marcela Riofrío que también se sume al bloque de los "flexibles". Cómo antecedente indican que ya un diputado de la provincia acompaño ayer el voto positivo de Cambiemos. Sin embargo, nada resultará tan lineal hasta el 30 de marzo.

    En su acumulación de fuerza propia el oficialismo suma presuntamente a radicales, PRO, peronistas cómo Rodriguez Saa y Negre de Alonso y a Pino Solanas, Senador por la Capital. Con todos ellos sumaría 29 y con ocho de Pichetto estaría en el número necesario. El problema es que no está tan seguro el voto de los puntanos y el de Pino. Solanas dijo que si no puede acceder al contrato reservado de YPF y Chevron no vota. Negre de Alonso piensa introducir modificaciones que obligarían al regreso del proyecto a Diputados. Esta opción representa un plan B para el oficialismo. Lo ideal es votarlo sin cambios, pero la alternativa de un regreso a la Cámara Baja es factible.

      El FPV de Pichetto también escribirá su propia historia estos dias. Son 41. Alrededor de quince ya informaron que votarán en contra y no darán quorum. Es el sector que se referencia en la santacruceña Virginia García, cuñada de Máximo. Seis, ya está dicho, acompañarán al oficialismo y quedán 20. De este grupo habrá que ver cuales pretenden modificaciones y quienes son los dispuestos tambien a votar con Cambiemos. Depende de Pino, que si dice NO, obligará al menos a tres senadores del bloque mayoritario opositor a vestirse de oficialistas por un noche para que no naufrague el acuerdo votado  en Diputados.