lunes, 18 de noviembre de 2019
   
 
10/03/2016
     
Con alfileres

Notoria fragilidad en la unidad del bloque del FPV. Complicada conducción de Recalde. El peso de los Gobernadores en las decisiones de los diputados. La estrategia de Gioja.

   El Jefe del Bloque de Diputados tiene el respeto y la consideración de todos por sus formas -muy dialoguista- y su condición de histórico abogado de la CGT en tiempos de mayor aspereza que ahora. Pero también es sabido que ocupa ese lugar por una expresa decisión de Cristina Fernández de Kirchner y está claro que el liderazgo de la ex Presidenta representa un paraguas que cada día protege un poco menos. 

   El acuerdo o no con los holdouts es una prueba demostrativa. La conducción del bloque venía anunciado que no darían quorum al tratamiento del tema pero el clima interno se fue complicado y finalmente debieron modificar su decisión inicial. Durante la semana había señalado Abal Medina la conveniencia de dar el presente en el recinto y Recalde le respondió: "respetamos su consejo pero no le vamos a hacer caso".

   Sin embargo luego aparecieron los Gobernadores del Chaco y Entre Ríos planteando que sus diputados deberían dar quorum y la verticalidad empezó a zozobrar. Los mandatarios provinciales pueden entender la posición política de Recalde ( Macri resultaría muy golpeado si fracasa en este intento de acuerdo) pero sus urgencias económicas son mayores y necesitan también ellos cerrar el conflicto y acelera el auxilio económico. La novedad mas fuerte, sin embargo, la aportó José Luis Gioja diciendo ayer en San Juan que "Varios ya le hemos dicho al presidente del bloque que deberíamos dar quorum. No podemos hacer lo mismo que hacían ellos y nosotros tanto cuestionabamos" El sanjuanino hace mucho que tiene en claro su estrategia y allí radica su principal diferencia con Recalde: Participación del kirchnerismo en las decisiones, si. Hegemonia no. 

    La definición fue clave. Gioja no es uno mas. Era el elegido por sus pares para presidir el bloque antes de que se impusiera a Recalde por voluntad de Cristina y además es candidato a presidir el partido a partir de mayo. El jefe de bloque entendió la situación y cambió su decisión: El bloque estará de pie en sus bancas el próximo martes hasta que Cambiemos se encargue por las suyas de conseguir quorum junto al Frente Renovador, el Bloque de Bossio y otros aliados.Modalidad extraña, pero diferenciada de la dureza inicial. 

    Nada indica que este tironeo sea el último ni mucho menos. Recalde conoce su oficio  y tratará de mantener siempre esta complicada unidad, pero los conatos de rebeldía habrán de continuar y el espejo de La Plata tampoco es  el mejor. Ottavis debió renunciar no solo culpa de Viky Xipolitakis. Es cierto que la frustrada piloto no ayuda, pero su problema principal fue que el exclusivo respaldo de CFK resultó insuficiente para contener un espacio muy atomizado y  sin liderazgos. Lo que ocurre a nivel nacional no es demasiado diferente.