lunes, 11 de noviembre de 2019
   
 
11/02/2016
     
Tres fotos.

Dos meses de Gobierno de Cambiemos. Logros políticos importantes, pulseada con los gremios de final abierto y en el lado del debe dos temas: Inflación y cuestión social. La imagen presidencial favorable sigue superando el 60%

    Es bastante claro el saldo de los primeros sesenta dias de la gestión Macri.  Lo que mas resalta es la conformación de un nuevo mapa político.  El primer dato fue la sociedad con el Frente Renovador de la Provincia para lograr Gobernabilida luego de casi treinta años de manejo peronista. A nivel nacional se logró la partición del oficialismo en Diputados antes de la primera sesión extraordinaria y la obtención del quorum en la Cámara Baja dejó de ser una quimera.  En paralelo Miguel Pichetto convalidó despidos con perfil bajo en el Senado y hoy el Senador Rodolfo Urtubey, cabeza de la Comisión de Acuerdos, también se refirió al rol del FPV en la etapa que viene: "El voto dependerá de cada cuestión en particular, habilitar las Sesiones con nuestra presencia no significa avalar cualquier proyecto del oficialismo"

  Este clima de diálogo permite hoy Sesionar en Extraordinarias para votar la designación de varios embajadores y empezar  el y posterior designación en la Corte de Rosatti y Rosenkranz. Con las provincias, multiplicidad de reuniones con Rogelio Frigerio para atender reclamos y asistir a Gobernadores urgidos de auxilio económico.

  Lo gremial está claramente dividido en dos. Cautela mutua en la relación Macri-Moyano, mas de un encuentro reservado entre ambos y el camionero  en una clara posición de no exacerbar ningún conflicto. La pelea de su hijo con el Banco Central puede generar algún ruido pero siempre la estrategia general de Moyano padre termina conteniendo la mayor frontalidad de Pablo. El esquema de convivencia mutua sería que el Gobierno trabaje para evitar despidos por parte de la patronal y a cambio   morigerarían  reclamos paritarios. Hasta aquí ha sido el tono.

  Con los estatales es otra cosa. Los miles de despidos imposibilitan cualquier diálogo y nada indica que haya algún acercamiento en el corto plazo.

    Lo que no esta nada bien es la inflación  y la cuestión social. Hoy Marco Lavagna digo que según sus cálculos en enero el costo de vida creció entre un 3,5 y 4 y supera el 10 el trimestre noviembre, diciembre y enero. La semana que viene comienza la publicación del Indice Congreso a cargo del massismo y esos números, seguramente, habrán de alterar la convivencia con el oficialismo.

   El problema principal en la materia es que no hay datos inmediatos que alienten la posibilidad de revertir la situación. El tarirazo electrico del 600 % le sumará por lo menos dos puntos a la inflación de febrero que ya viene con un arrastre alto.  El aumento del gas está pendiente pero su aplicación será otra complejidad para la pelea contra el aumento de precios. El Gobierno empezó el mes hablando de que deseaba un índice anual mas cercano al 20 que el 25 % pero ultimamente ya le dijo a los docentes de Provincia que pretendían acordar un salario por debajo del 30.
    
  La otra cuestión  preocupante es la social. No hay índices sobre crecimiento de la pobreza pero Daniel Arroyo, especialista en el tema del Frente Renovador y director del Banco Provincia dijo que "claramente la situación tiende a agravarse en el segundo y tercer cordón del conurbano. El efecto del aumento de la luz pegará fuerte  y no hay ninguna estrategia o malla de contención para los mas humildes. Elevar el Mínimo no Imponible de Ganancias puede  ser un alivio para los trabajadores con salarios altos, pero para los informales o con sueldos bajos no hay ninguna política asistencial a mano"

  La sociedad sigue mayoritariamente confiada en la gestión de Gobierno. Ayer se conoció un trabajo de Ricardo Rouvier donde se indica que aparecen las primeras sombras en la imagen presidencial culpa del aumento de tarifas y la inflación,  pero la evaluación buena o muy buena sigue superando el 60 %.