martes, 19 de noviembre de 2019
   
 
10/02/2016
     
Contenidos

No hay separaciones en el bloque de Pichetto. Es cierto que nada es para siempre, pero luego de la partición del colectivo de Recalde parecía imposible evitar este capitulo en la Cámara Alta. Por ahora unidad.

   
  Hace menos de un mes se señalaba cómo inevitable. El Jefe del Bloque del Senado del FPV había convalidado de manera reservada mas de 2000 despidos decididos por Gabriela Michetti y además dijo que en octubre perdió las elecciones en su provincia frente a Weretilnek culpa de las malas decisiones  de Kicillof, en uno de los escasisimos cuestionamientos públicos desde el peronismo al último MInistro de Economía de CFK. Sin embargo, por ahora, se mantendrá la unidad en el principal foco de poder institucional del peronismo frente al Gobierno de Mauricio Macri.

  La primera explicación es que Miguel Pichetto es previo en este rol a Cristina Kirchner presidenta. En todo caso fue respaldado por ella y NK, pero no designado por exclusiva voluntad del Ejecutivo cómo sucedió siempre con  los Jefes de  Diputados. Ha conducido el bloque siempre escuchando mucho a otros pares de  peso y  atendiendo requerimientos grandes y chicos de todos los integrantes del espacio. Cada senador es un voto, pero Omar Perotti, Rodolfo Urtubey y Marcelo Fuentes, por ejemplo, son colegas de consulta para la mayoría de las decisiones. 

   El FPV siempre señaló que no iba a obstruir sistemáticamente todo lo que viniera del Ejecutivo y esa postura fue bien recibida por los Gobernadores peronistas, que también necesitan de imprescindibles canales de diálogo y asistencia económica. El  mayor punto de desencuentro en dos meses de la Gestión Macri fue el intento de designar por decreto dos jueces de la Corte. La respuesta de Pichetto fue muy dura : "Si lo hacen, no pasa un proyecto mas por el Senado en cuatro años".  El final es conocido. El Ejecutivo reconsideró  su decisión y mañana la Comisión de Acuerdos, encabezada por un peronista, comienza a analizar los pliegos de la designación de  Rosatti y Rosenkranz.

   Por supuesto que hay  disconformes con su continuidad. Suman entre diez y doce y pertenecen casi todos a La Cámpora, donde la cuñada de Máximo, representante de Santa Cruz, talla fuerte en la conducción del Subloque.  El número no es menor. Casi un 25 % de un conjunto de 42 representantes. Sin embargo, separarse podía tener para ellos costos altos.  En Diputados Monzó recibió con los brazos abiertos a los disidentes porque sabía que con ellos en otro bloque la obtención del indispensable quorum para sesionar dejaba de ser una utopía . Acá es al revés. Cual es para Michetti y Pinedo la conveniencia de un bloque aparte mucho mas intransigente? Ninguna. La mejor foto es la de un FPV unido y poder negociar con Pichetto, que ya dio muestras de poder hacerlo.  Por estas cuestiones no rompen los camporistas. Afuera del Bloque los esperaba un escenario donde dispondrían de muchos menos resortes parlamentarios y se diluiría el peso de sus decisiones y opiniones políticas.

    La unidad es un muy buen logro del histórico Jefe de Bloque, que llegó a ese lugar en tiempos de De la Rúa y sobrevivió a casi una decena presidentes. Lo que viene,sin embargo no será sencillo.  Abal Medina dice que lo ideal es el punto medio "No estar demasiado lejos porque no te conviene, pero tampoco tan cerca cómo para que el fuego del oficialismo te termine quemando".