martes, 19 de noviembre de 2019
   
 
08/02/2016
     
12 F

El viernes se reanudan las negociaciones entre el Gobierno de la Provincia y los docentes por la paritaria de este año. Lejos en los porcentajes, el salario inicial podría ser un principio de acercamiento.

    Los números reflejan una notoria lejanía. María Eugenia Vidal y Hernán Lacunza ofrecen un 22-23 % de aumento para todo el año y los maestros piden 40. Tanta es la distancia que cuando los docentes explicaron la propuesta oficial, con incrementos que se prolongan segmentados hasta setiembre, alguno imaginó que era una oferta hasta ese momento del año para seguir negociando después. Negativo.  El porcentaje es para todo el año.

    En esos términos un posible acuerdo parece muy trabajoso. Los carnavales han pospuesto las agendas y la próxima reunión en La Plata será el viernes que viene. El inicio de las clases está anunciado para el 29. Quedarán a partir del 12, diecisiete dias para limar diferencias que hoy parecen amplias. El tiempo no sobra. En cualquier negociación de este tipo el acuerdo sobre el salario inicial es clave. Los gremios piden llevarlo a $10.000 y con los aumentos ofrecidos por el Ejecutivo se iria a poco mas de 7.200.  La brecha acá podría no ser tan amplia. Si el Gobierno acepta subir ese monto , el punto de equilibrio podría fijarse en $ 8500 - 9000  para el maestro de grado que recién comienza. La conducción de SUTEBA no descartó esta alternativa. 

  En lo político la cuestión es la siguiente. Daniel Scioli no podía  en plena campaña electoral  comenzar el año con una huelga docente y los maestros lograron un muy acuerdo. Esta vez el Presidente Macri y María Eugenia Vidal saben también  que esta paritaria es clave cómo espejo de lo que viene y desde Nación hay un compromiso claro para no dejar sola a la Gobernadora en una negociación que todo el mundo mira. El detalle es compartido por los docentes que presionan en consecuencia. Ningún resultado es neutro. Una mala oferta de la provincia puede terminar en año escolar que no empiece en tiempo y forma. Una propuesta mas acorde a los intereses gremiales fijará en cambio un piso del que ningún otro sector querrá bajarse y eso, en materia inflacionaria, no constituye un  dato tranquilizador.