martes, 19 de noviembre de 2019
   
 
07/01/2016
     
Alivio

Dante Sica y una mirada menos compleja de lo que viene. Reactivación posible en el último trimestre y una tasa de inflación no tan alta para todo el año. Otra economía. La apuesta a la inversión.

 
    El titular de Abeceb se diferenció de varios colegas y bancos  que esta mañana mostraron sus números sobre los escenarios mas previsibles del 2016.  El Deustsche Bank, por ejemplo, calcula una inflación enero - diciembre del 39 %, Orlando Ferreres anuncio 39,3  y varios otros la imaginan entre el 30 y 34, bastante lejos de la banda 20-25 que pretende el Ministerio de Hacienda . Según  Sica el  crecimiento de precios anualizado será  del 27,9.  En las cercanías de Prat Gay ya reconocen una inflación en torno al 9 % para el primer trimestre.

    En su análisis indica que se debe ser muy mesurado en cualquier pronóstico porque  la  "economía vive un cambio de régimen, no es solo la asunción de un nuevo presidente. Y las modificaciones son de raíz.  Durante doce años hubo mucha gente a la que le fue muy bien adaptandosé a sistemas hiperregulados y ahora estamos en un nuevo tiempo"

   Según Abeceb, el mejor nicho de lo que viene es la apuesta a la  Infraestructura "El proyecto Belgrano es una apuesta fundamental para todo el norte argentino, pero las obras no se licitan de la noche a la mañana. Con suerte estarán en marcha en octubre"

   La mirada de Sica, de concretarse, es central para aliviar tensiones inmediatas. Una inflación anual del 27-28 significa un punto de partido aceptable para que el gobierno negocie paritarias. La brecha no sería un abismo. Si la inflación en alcanza los niveles estimados por el Deutsche Bank o Ferreres la pelea será mucho mas dura. Los gremios en general no apuestan al optimismo y parten de un reclamo, para negociar, del 40 %. Un dato novedoso lo aportó hoy Julio Piumato, muy antikirchnerista en los últimos dos años, planteando un acuerdo paritario de solo 6 meses para volver a discutir todo en julio o agosto segun la evolución de los precios en ese momento. La misma idea se intentó concretar el año pasado frente a CFK y Kicillof pero el Ejecutivo se opuso de manera radical: Dividir la paritaria significa afrontar el mismo problema dos veces al año. Sobre esta posibilidad nada dijeron todavía Prat Gay y Triaca pero parecería dificil aceptar la propuesta del jefe de los judiciales.