sábado, 24 de junio de 2017
   
 
21/12/2015
     
Los límites

Hasta donde puede avanzar Mauricio Macri a base de decretos? Puede el peronismo oponerse a cualquier proyecto del Ejecutivo en Diputados y Senadores?


    Todavía no está claro hasta donde puede llegar el Ejecutivo esquivando el Congreso. Tampoco sabe el FPV cual es el tope de su cuerda. Equivocarse puede tener costos altos para ambos.  La primera semana hubo mas errores que aciertos y  Mauricio Macri deberá encontrar una forma de relacionarse de la mejor manera posible con los diputados y senadores de la oposición.

    Los límites son borrosos porque el Presidente  quiere evitar desde el vamos una posible imagen donde aparezca cómo sujetado por un Congreso adverso. Es entendible pero se debe tener también en cuenta rápido que el decreto tiene mucha mas mayor exposición y costo en Nación que en la Ciudad. En la Legislatura las voces de queja y los reclamos se reducían a lo municipal. Acá hay un país pendiente y todo es distinto.

   Para Diputados y Senadores también es una experiencia distinta: Porque por primera vez en lustros no hay un Jefe-a que mande y porque los intereses de su provincia, en el caso de la Cámara Alta, pueden ser los mismos en alguna oportunidad que los del Ejecutivo opositor. Esta situación (la falta de conducción unificada en el peronismo y los intereses coincidentes que pueden devenir, por ejemplo, del Plan Belgrano) todavía ha aparecido en la estrategia parlamentaria de Cambiemos.

  El Ministro Garavano dijo ayer "Vamos a seguir sacando muchas medidas por Decreto" y hoy indicó que "el título le había parecido un poco fuerte" Las declaraciones del domingo, mas allá de cómo fueron editadas, repetía un procedimiento ya explorado con la designación de dos Jueces para la Corte que está claro no ha funcionado cómo se esperaba. Se opusieron miembros de la Corte, constitucionalistas  cómo Sabsay y Gil Dominguez y la propia Elisa Carrió presenta hoy un proyecto para evitar que se repita un hecho similar. 

   El peronismo no tiene hoy una conducción unificada y la misma no aparecerá tampoco en los próximos meses. La eventualidad hace que el oficialismo deba dialogar en cada ámbito que lo necesite con la autoridad que corresponda. En Senadores con Pichetto y en Diputados con Recalde. La idea no convence demasiado en el Ejecutivo y por eso se intenta avanzar con la estrategia del DNU. El problema  es que este camino facilita la unificación de distintas posiciones en el FPV  y además no convence a sus propios aliados: El lilismo juega la suya, Stolbizer se enoja y el radicalismo remolonea.

   Avanzar por decreto con algunas cuestiones tiene también un contrapeso concreto en el mediano plazo y es el de acumular molestias en la oposición: Alguna vez se necesitará pasar  por ambas  Cámaras en algún proyecto trascendente y aparecerán entonces los enojos  del presente si antes no se encuentra una solución política a través del diálogo y la negociación.

   Germán Garavano no dijo sobre que leyes piensan avanzar con DNU pero es posible estimar que hay dos temas que pueden ser prioritarios: Atribuciones de la Procuradora Gils Carbó y eventuales modificaciones a la Ley de Medios. Sobre el primer punto el Ministro dijo que la funcionaria "ya sabe lo que pienso" y que también la informó sobre la idea del Ejecutivo de recortar de manera notoria las atribuciones de quién eventualmente la suceda.  En este aspecto conviene recordar que la Suprema Elena Highton de Nolasco, en desacuerdo con tomarle juramento a dos Jueces nombrados por decreto, también dijo que a la Procuradora le correspondía la misma inamovilidad en sus funciones que a los magistrados de la Corte. 

   Sobre la  Ley de Medios la novedad la aportó esta mañana FOPEA indicando que sería conveniente que cualquier modificación  se haga a través de una norma votada en el Congreso y no por una resolución del Ejecutivo. FOPEA (entidad que aglutina a periodistas de todo el país) se enfrentó duramente con el Gobierno anterior pero lo que plantea aqui es evitar la endeblez de cualquier decisión que carezca del imprescindible apoyo legal y político.

  En el oficialismo macrista, no de manera explícita, manifiestan su recelo a tener que acordar y negociar, desde un gobieno que viene de una victoria histórica sobre el peronismo, con Miguel Pichetto y Héctor Recalde. El primero, dicen y no mienten, perdió  en su provincia frente a Weretilnek. El segundo es bonaerense  y allí María Eugenia Vidal les ganó a todos. También es cierto.  Pero encontrar un camino de diálogo pareciera ser el camino mas sustentable para el Ejecutivo. Todo lo que se haga para esquivar el Congreso resulta cortoplacista y con resultados inciertos. Acordar puede ser mas trabajaso, pero es el mejor camino para avanzar con mas seguridad y mejores garantías.