lunes, 21 de agosto de 2017
   
 
25/11/2015
     
Ansiedades

El apuro por saber quién será el Jefe de la oposición a Mauricio Macri hoy en el peronismo no es conducente. Imposible resolverlo ya. Poderes recortados. Posibilidades.

     En paralelo a los primeros pasos de Mauricio Macri y su futuro Gabinete, se mira de manera permanente al FPV tratando de determinar quien será la futura conducción de los vencidos el domingo pasado. La respuesta no llegará ni hoy ni mañana. Falta mucho. Quizás las próximas legislativas del 2017 avizoren alguna respuesta mas concreta. La situación tiene elementos a favor y en contra para el próximo Presidente.  Es cierto que no tendrá un único interlocutor  y eso puede complejizar la  gestión, pero también es cierto que dialogará con un peronismo mas atomizado y el detalle lo puede favorecer.

    Después del 10 de diciembre aparecen por lo menos tres líneas  claras y con diferencias de peso entre ellas:

      a) Cristina Fernández:  El maltrato de ayer a Mauricio Macri es la primera prueba de su intento por ser la Jefa de la oposición. Tiene a favor un número importante de diputados y senadores camporistas ciento por ciento, la conducción política de la provincia de Santa Cruz y un respaldo de la sociedad que nunca bajó del 30 %.  Sin embargo, las complicaciones que vienen no serán pocas. Desde lo judicial, con seguridad, deberá afrontar escenarios mucho mas adversos que hasta aquí. En lo político será señalada por la administración que llega cómo la responsable de gran parte de los errores a denunciar y en lo interno verá asomar el natural abandono que siempre soporta cualquier líder en el momento del retiro o el ocaso. 

    b) Daniel Scioli: Hizo una elección muy digna luego de mucho "fuego amigo" en contra, es un dirigente querido y respetado por todos y no quiere retirarse. De todos modos esto no alcanza para convertirlo en el principal opositor de Macri ni mucho menos. Scioli nunca construyó "sciolismo" y hoy esa falta de estructura propia se hará muy notoria. Puede seguir siendo el referente de sectores  que reclaman a partir del 10 de diciembre un liderazgo mucho mas horizontal que el ejercido por CFK , pero también es verdad que el candidato de la derrota.  Habrá que verlo moverse. Su gente mas cercana ya piensa en lo que viene. Sin embargo, la falta de armado propio puede igualarlo con José Octavio Bordón, el mendocino que el 95 hizo una muy buena elección contra Menem, con millones de votos propios que luego  terminaron dilapidados en unos pocos meses. 

    c) Los Gobernadores: El principal es Juan Manuel Urtubey con el respaldo del veterano José Luis Gioja.  Integran el espacio también los mandatarios de Chaco, Santiago del Estero, Tucumán, Formosa, Misiones, Catamarca, La Rioja, Entre Ríos, Tierra del Fuego y otros.  Es el sector con menos desgaste previo y el que mas se vinculará de manera directa con el Presidente. Ellos tienen los votos en el Senado que serán indispensables para algunos proyectos del Ejecutivo y Macri  los recursos que sus administraciones necesitan. La victoria de María Eugenia Vidal en la provincia de Buenos Aires no fue una mala señal para ellos: por primera vez en casi 30 años no tienen que pelear contra un Gobernador propio en la jurisdicción mas grande y donde al final de la historia siempre el grande se comía al mas chico.

     Desde lo ideológico y lo político el Gobernador de Salta puede tener un inconveniente: Sus formas y estilos - siempre cuidados- tal vez no sean hoy el recurso mas demandado y se prefiera para Jefe de la Oposición un mayor grado de aspereza y confrontación.

    Cristina, Scioli o los Gobernadores. No está claro cual tendrá primacía. Pero si se puede decir que CFK representa el pasado, los Gobernadores el futuro y que el ex candidato es quién afronta mayores riesgos en materia de sostener su continuidad. En el listado no está Sergio Massa, que pretende ser un referente de la oposición y disputar también la jefatura vacante del peronismo. Este último punto es la aspiración mas difícil de concretar. El tigrense se sostuvo cómo una tercera opción  sin caerse demasiado en la elección de octubre pero de todos modos su regreso al peronismo parece imposible. Se fue hace dos años, ganó de manera impecable una elección pero en el camino perdió varios soldados y nada indica que el peronismo bonaerense (confundido y castigado) piense en  Massa para el reordenamiento que viene.