martes, 12 de diciembre de 2017
   
 
21/10/2015
     
Es la Economía.

10 D. La relación Scioli - CFK ante la eventualidad de un triunfo oficialista.

       "Cristina Fernández es nuestra conductora, pero de ninguna manera creo que vaya a condicionar un posible Gobierno de Daniel Scioli"  Carlos Kunkel.

       "Sinceramente, no creo que Cristina vuelva a ser Presidenta otra vez"  Juliana Di Tullio.

-----------------------------

     Ayer, sin Silvina Batakis, Daniel Scioli volvió a presentarse en TV  con gran parte de su equipo económico. Estuvieron Diego Bossio hablando de la construcción de un millón de viviendas,  Julián Dominguez de cómo multiplicar la producción con una asistencia específica a las economías regionales y  Miguel Peirano sobre el rol dinamizador de un futuro Banco de Desarrollo. El candidato por su parte se refirió a una cuestión muy puntual:  "Néstor y Cristina, junto a Lula, Chaves, Pepe Mugica y Evo se encargaron de fortalecer el Mercosur y el Unasur. Ahora nuestra agenda con Dilma y los otros presidentes latinoamericanos es  acelerar los canales bioceánicos, acercar fronteras y construir autopistas para conformar un gran mercado de 300 millones de habitantes. Eso es lo que viene"

   Desde siempre ha estado claro que Scioli no es Cristina. Con absoluta seguridad, si le toca llegar, será un  gobierno con  menos épica, menos pasado y espíritu confrontativo. También menos cadenas. Es eso malo  para el eventual sucesor?

    Depende. Esencialmente tendrá que ver con lo que dijo él y sus acompañantes anoche. Puede arrancar bien Scioli si tiene que empezar a gestionar el próximo 10 de diciembre o el inicio es con devaluación y ajuste?

     El kirchnerismo se prepara para auditar al recién llegado. Lo esperan con la camiseta puesta y carteles que dicen "No bajamos las banderas". Conforma un problema para Scioli? La economía tiene la respuesta.

     El gran desafío  naranja es sostener primero e incrementar después el nivel de actividad.  Todo  un marco general mas amplio donde la inflación tiene que seguir bajando, hay que llegar a un acuerdo con los holdouts y  debe reducirse  el déficil fiscal.  Si este esquema funciona - Miguel Bein no prometió nunca milagros de la noche a la mañana-  todo será menos complicado de lo imaginado..

     Daniel Scioli  presidente tendrá eventualmente a Carlos Zannini cómo su número dos,  Alejandro Vanoli continuará cómo titular del Banco Central, hoy confirmó a Ricardo Echegaray en la AFIP, Alejandra Gils Carbó seguirá siendo la Procuradora de la Nación y mas de 20 diputados nacionales reconocen su pertenenca a La Cámpora. Casi la manzana rodeada.  Sin embargo, el candidato tiene consigo un capital propio invalorable. Su imagen nunca cayó demasiado  en 12 años de kirchnerismo explícito donde muchas veces las paso mal. Si esa valoración se mantiene porque la economía funciona, todo puede ser menos conflictivo.

    Si la economía crece  y se construyen mas viviendas, si la industria automotriz logra recuperarse, si hay control de daños para la caída de la economía brasileña, el peso específico de la figura del Presidente crece y se consolida. Los últimos dos años Cristina Fernández tuvo conflictos serios y estaba claro que no tenía reelección. Podría haber tenido problemas mas serios , pero su imagen nunca cayó por debajo del 40-45 % . Con esos niveles, ninguna crítica te llega demasiado. Ni las propias ni las ajenas.

   Los procesos históricos nunca son idénticos. Menos las personalidades  de cada uno de los protagonistas. Néstor Kirchner logró desprenderse de cualquier ligazón con Duhalde en dos años, pero comenzó con un gabinete donde propio no había casi nada. El presente de Scioli tiene pocos elementos vinculantes con ese momento pero tambien es cierto que debería esperar hasta la próxima elección parlamentaria para apostar a una mayor independencia política.

   El núcleo duro del cristinismo se sostuvo siempre en un  porcentaje cercano al 30 % y con seguridad mantendrá un tiempo largo su fidelidad. Pero esta claro que si la vida individual de cada uno de ellos mantiene sus expectativas o crece, el nuevo liderazgo se acepta o celebra con mayor celeridad.

   Muchas de las cuestiones que se señalan son ciertas. El presidente casi no tendrá diputados y senadores propios, resortes claves del Estado ya sellaron el casillero de los nombramientos  y con La Cámpora el afecto mutuo se mide  en cuentagotas. Si el comienzo de gestión es difícil las luces de alerta se prenderán rápido. Si el optimismo trasuntado ayer por los integrantes de equipo económico se transforma en una realidad aproximada, las buenas noticias postergarán rápido el clima de nostalgia y posibles añoranzas por Cristina.