martes, 17 de octubre de 2017
   
 
12/08/2015
     
Mariu

Su elección del domingo fue el mejor resultado que mostró Macri. Puede seguir creciendo o alcanzó su techo? Dificultados históricas para el trasvasamiento de votos. La provincia define la primera vuelta. Aníbal y Felipe.

 

    En las primarias cumplió por encima de las expectativas. Que va a pasar ahora el próximo 25 de octubre?  Repite, llegó a su techo o tiene para seguir creciendo?

    El razonable optimismo que la rodea desde el domingo a la noche alienta las mejores ilusiones, pero una mirada cuidadosa del mapa de la provincia obliga a evitar escenarios que pequen de voluntarismo.

   Lo hecho ha sido impecable. Durante dos años siempre se dijo en su derredor que el objetivo principal - y racional- era estar en los 25 puntos. Sin llegar a ese nivel, cualquier candidatura nacional de Mauricio Macri carecía de posibilidades ciertas.  La ex becaria de la fundación Sophia, donde conoció a Horacio Rodriguez Larreta, no era la elegida en principio. Gabriela Michetti rechazó la convocatoria aduciendo su desconocimiento profundo del conurbano y Vidal, radicada en Morón, dijo que si.

    Empezó con conocimiento nulo y el recorrido hasta el presente tuvo mas espinas que rosas. Diferencias con Jorge Macri y Monzó, escasa o nula presencia de dirigentes locales donde hacer una base mínima en cualquier pueblo de la provincia y un acompañamiento del propio Mauricio Macri que recién fue notorio y continuado en el último mes y medio de campaña. Su mejor momento fue sobre el cierre, cuando desde el peronismo se preguntaron si alguien se la imaginaba "manejando a la Bonaerense". Su respuesta fue un un acierto pleno: "Ellos, los machos, hasta aquí no lo han hecho demasiado bien". Dato inobjetable. El descontrol de la Fuerza es un punto con el que lidiaron y perdieron desde Cafiero a Scioli durante 25 años. Rápida, Vidal transformó en fortaleza una presunta debilidad.

     El resultado final fue impecable. Casi treinta por ciento de los votos,  medio punto mas que el propio candidato a Presidente y la mas votada de manera individual. El nivel de aprobación en la provincia sólo fue conseguido en Capital, Mendoza y Córdoba. Otra sería la historia si hubiese replicado este porcentaje en mayor cantidad de distritos.

     Habilita lo sucedido a imaginar un futuro mejor? Todo es posible, pero si se miran con cuidado los números de la provincia no hay demasiado margen para que Vidal crezca demasiado. Ella consiguió un 30 %,  Aníbal Fernández 22, Felipe Solá 19 , Julián Dominguez 18,  Linares y Ceballos (Stolbizer) 4 y el Fit 3.

     Hoy algún análisis indica que podría ir por parte de los votos del Presidente de la Cámara de Diputados. Puede ser un camino infructuoso. Los votos no tienen dueño, pero hay dos aspectos importantes:

                                                                                                            a) Dominguez  es un orgánico clásico del peronismo bonaerense y ya dijo que trabajará "plenamente" por la candidatura de su vencedor.

                                                                                                              b) Fernando Espinoza fue el vice perdedor. Presidente del PJ de la provincia y ganador en su territorio, La Matanza, de la mano de Verónica Magario. Lo imagina alguien  trabjando para la candidatura de María Eugenia Vidal?

     Felipe Solá también representa un perfil indócil. Dijo ayer "Que se jodan. Nos nigunearon siempre cuando antes de junio pedíamos participar de una primaria abierta". Desde esa declaración de principios parece complejo iniciar cualquier negociación.
    
     Entre el progresismo y la izquierda quedan siete puntos. Cómo sucede con los votos matanceros, casi imposible pensar en algún votante de Pitrola migrando hacia el PRO. Puede haber alguna posibilidad mínima en un sector de Linares y nada más.

     Esta es la cuestión para Vidal de acá al 25 de octubre. Treinta por ciento de voto propio, setenta ajeno y dos conclusiones principales.

                    a) Casi no hay riesgos para el mantenimiento de su piso electoral.

                     b) Resulta  complicado imaginar que pueda subir demasiado. El 40 por ciento del voto peronista parece inamovible y es raro que algo suceda con las adhesiones ya recibidos por Felipe Solá. La izquierda mas combativa vota propio o en blanco y por lo tanto es  muy chico el plato donde pescar votos nuevos.

     La provincia y Vidal fueron decisivos para que Macri termine en un lugar expectante, pero no parece sencillo que Cambiemos pueda encontrar en el territorio mayor rédito electoral. Mas de 12 millones de votantes determinarán  si en octubre hay presidente electo o corresponde esperar la segunda vuelta de noviembre. Sostener lo conseguido parece ser la apuesta mas razonable.