martes, 12 de diciembre de 2017
   
 
27/04/2015
     
Verdad o mentira

Mauricio Macri volvió a negar hoy un acuerdo con Massa. Sin embargo su mejor respaldo cualitativo clama por coincidencias mínimas que fortalezcan sus posibilidades.

 El Jefe político del PRO y gran ganador de ayer repitió esta mañana la misma respuesta  de los últimos dias: "Sergio Massa es una variante del kirchnerismo, nosotros somos el cambio, otra cosa"

   Mauricio Macri tiene plena coherencia  en esta posición. Desde que comenzó su proyecto presidencial se alejó siempre de todas las tentaciones por asociarlo con el viejo peronismo, particularmente Eduardo Duhalde. Y en la provincia de Buenos Aires apostó  por María Eugenia Vidal contra todos los que le sugirieron algún tipo de coincidencia con el no kirchnerismo.

   Lo singular de este momento es que sus aliados mediáticos y empresarios tienen serias dudas sobre el resultado del camino elegido. No es un problema de sus votantes ni de líneas internas. Puede haber algún matiz, pero nadie - desde Michetti a Rodriguez Larreta, de Pinedo  a Santilli- cuestiona la estrategia de construcción.  No hay en el PRO partidarios visibles de una gran primaria que incluya a Massa.

   El punto de fricción son medios y empresas muy preocupados por el crecimiento de Daniel Scioli. Consideran que el único reaseguro posible cómo garantía de derrota oficialista es la unidad de ambos. El macrismo observa la situación de manera diferente:

                                   a) Tiene serias dudas, y es razonable, que se pueda sumar de manera matemática la intención de voto.

                                    b) Puede ser hasta contraproducente. Lo que se suma por un lado se puede perder por el otro al asociarnos con quienes hasta ayer eran adversario políticos.

                                     c) Quién nos garantiza -preguntan- que no haya una fuga al sciolismo por parte de  massistas descontentos?


    El camino de ambos candidatos en los últimos dias aleja un poco mas la posibilidad de convergencia. Macri dijo hoy que ya tiene el nombre de su Vice y el tigrense prepara para el viernes su lanzamiento en Vélez, tratando de recuperar con un acto masivo las olvidables experiencias electorales de Santa Fe y Capital. La eventualidad de un Massa bajando a la provincia también es una idea de recorrido corto: Se puede comunicarle con facilidad a Francisco De Narváez que hay cambio de planes y el candidato es otro?

    No es la única pregunta pendiente. Elisa Carrio, aliada nacional de Macri,  ha calificado en varias oportunidades al Jefe del Frente Renovador cómo "narcotraficante" y hay denuncias cruzadas entre ambos.  Es imaginable alguna convivencia política entre los tres?

    El tiempo tampoco juega a favor. Es cierto que restan dos meses para el cierre de listas, pero los pronunciamientos son cada vez mas diferenciados. Macri dice que  el massismo es una variante del kirchnerismo y los renovadores exploran acuerdos con De la Sota y Rodriguez Saa Nada anticipa futuras coincidencias.

    Las razonables elecciones estratégicas de los amarillos tropiezan con las ansiedades de sus adherentes premium y las recientes experiencias históricas de Uruguay y  Brasil.  Para quienes pretenden sponzorizar el camino de Macri a la victoria, la foto de una oposición dividida preocupa y mucho. En procesos con alguna similitud  ya terminaron ganando Dilma Rousseff y Tabaré Vázquez. y tratan de evitar  la experiencia.  Mientras tanto, desde el laboratorio PRO  explican que no alcanza solo con la voluntad. Otros requisitos también son indispensables.