sábado, 24 de junio de 2017
   
 
09/02/2015
     
La marcha

La convocatoria del 18 afronta una férrea militancia a favor de un sector judicial y una oposición muy clara de Justicia Legítima. Asistirán Macri, Carrió, Massa y Cobos. Dudas en el FPV sobre el camino a elegir.

 

       Razonablemente, Néstor Kirchner señalaba en el comienzo de su mandato dos cuestiones muy puntuales de las cuales debía prevenirse un gobierno cómo el suyo, llegado al poder con menos del 25 % de los votos: 


                                                           a) Las corridas cambiarias.


                                                            b) Perder la calle frente a la oposición.



       En sus casi 5 años en Casa Rosada casi no tuvo problemas con el  dólar. Si los debió afrontar CFK, especialmente a partir de 2011. Fueron preocupantes, pero siempre logró cauterizarlos a tiempo. La última vez fue con la llegada de Alejandro Vanoli al  Banco Central.

     El control de la calle  también fue casi siempre kirchnerista, salvo en los momentos mas complicados de la 125. Antes del voto  "no positivo" de Cobos se recuerda la llegada de Luis D'Elía a la plaza para romper  con las primeras columnas opositoras. En los demás casos, entre el peso de las organizaciones sociales pro gobierno y la debilidad organizacional de la oposición nunca preocupó demasiado el poder de convocatoria de los  caceroleros.

      La marcha del miércoles que viene es otra cosa. No es una cuestión económica ni un choque contra ex aliados cómo pasó con alguna concentración convocada por Moyano. Aquí hay una muerte de por medio. Y además hay primarias en agosto, elecciones en octubre y en diciembre se termina el ciclo de 8 años de CFK en el poder.

       La primera convocatoría fue de  fiscales cómo Marijuán, Campagoli y Sáenz, diputadas con mucho peso mediático pero no tanta inserción dentro de la estructura decisoria de su partido cómo Patricia Bullrich y Laura Alonso,  legisladores con mandato  concluído cómo Fernando Iglesias y dos intelectuales desde siempre enfrentados al kirchnerismo: Santiago Kovadloff y Juan José Sebreli.  El problema para el oficialismo fue que luego se sumaron Elisa Carrió, Mario Negri y dos de los principales candidatos para octubre: Mauricio Macri y Sergio Massa. Hoy también se agregó Julio Cobos. El sábado se aportó otra mirada desde la Justicia:  Luis Cevasco, Fiscal de Cámara y con muy bajo perfil público dijo " Yo marcho básicamente por respeto. Respeto por  la memoria de Alberto Nisman, un fiscal muerto en circunstancias todavía dudosas y para quién no hubo, desde el Ejecutivo, elementales condolencias y desde la Procuración un indispensable reconocimiento. Por eso marcho"  También pidió que la convocatoria no sea utilizada políticamente . Sabe que será muy difícil.


     Esa línea de argumentación es la que mas lastima al Gobierno. Mas aún, está claro desde el propio oficialismo que esa ausencia de gestos imprescindible complejiza mucho mas la relación con la sociedad y la búsqueda de alguna salida parcial para la situación. El propio José Luis Gioja, decano de los Gobernadores, dijo hoy que "la muerte de Nisman podría haberse manejado mejor desde el Gobierno"


     Que va a a hacer el oficialismo el 18? Todavía no está resuelto. Algunos anticiparon la voluntad de concurrir y hoy Fernando "Chino"  Navarrro, conducción del Movimiento Evita dijo "Nadie puede objetar ninguna convocatoria, personamente no tengo todavía claro si el FPV debe concurrir o no".

    La mas dura contra la convocatoria ha sido la Dra. Garrigós de Rébori, titular de Justicia Legítima: "Los que convocan son fiscales elegidos as u dedo hace 20 años y con históricos vínculos con los Servicios de Inteligencia. Lo que les molesta es el nuevo Código Procesal penal y la Ley de Inteligencia. Lamentablemente, los que  quieran concurrir solo en memoria de Nisman van a ser utilizados políticamente"  El fiscal Senestrari, de Córdoba, también señaló: "Mas allá de concurrir o no quiero decir que es discutible la representación de la Asociación de Magistrados. A nosotros en nuestra provincia ni siquiera nos consultaron"


    Esa frontalidad no está presente en nadie del oficialismo. Que duda sobre el camino a tomar y además se preocupa. La convocatoria puede ser muy importante y no perder la calle es un mandamiento vigente hace once años que hoy está en riesgo.

    El tema deberá resolverse en los próximos dias. Una opción es marchar otro dia. Reclamando que? Defendiendo a quién? No está claro ni mucho menos.

    La otra opción es participar de la convocatoria del 18.  También reclamando cómo los demas, en silencio, el pronto esclarecimiento de la muerte del Fiscal.

      Cómo será la marcha? Final abierto. Podrá ser una convocatoria multitudinaria donde el silencio sea la marca registrada pidiendo memoria y justicia por la muerte de Nisman? Donde van a estar los referentes  que anuncian su presencia? En primera fila politizando la cita o en  lugares secundarios priorizando las características del llamado a la sociedad? Los convocantes desde la justicia, concurren  por Nisman o en contra de la afectación de sus intereses personales?

     El último dato a apuntar, hasta aquí, es la cautelosa manera de moverse de muchos dirigentes   cómo Pino Solanas y  Claudio Lozano entre otros.  Coinciden en el reclamo del pronto esclarecimiento pero también están atento a otro datos insoslayables del hecho: el estrecho vínculo con la SI, los continuos contactos con la Embajada de EEUU  por el tema y el histórico  comportamiento corporativo de parte del Poder Judicial.